10 consejos para montar en #Bicicleta por #Ámsterdam

Ámsterdam es una de las capitales mundiales del ciclismo urbano, una de las ciudades del mundo donde más desplazamientos en bicicleta se realizan a diario y donde mayor porcentaje de personas realizan todos sus viajes en este vehículo.

Tras haber vivido allí dos años, creo que esta lista de consejos puede ser práctica, no sólo para los próximos visitantes que quieran alquilar una bicicleta (mi consejo es que como turista es imprescidible hacerlo), sino también para que habitantes de otras ciudades puedan ver las prioridades que se dan en una ciudad referente de la bici urbana como Ámsterdam.

Soy consciente de que cada ciudad tiene sus particularidades y que éstas han de ser tomadas en cuenta a la hora de planificar la implantación de bicicletas públicas, la construcción de infraestructuras ciclistas o simplemente a la hora de coger la bici y empezar a usarla por tu ciudad. Sin embargo, espero que esta lista pueda ayudar a tener en cuenta cuáles son los detalles más importantes en una ciudad en avanzado estado de uso ciclista.

1.- Señaliza tus movimientos laterales: No es necesario hacer grandes aspavientos ni hacerlo con mucha antelación, pero tanto si vas a realizar un movimiento lateral como si vas a parar has de hacer una pequeña señal con la mano indicando el lado hacia donde lo vas a hacer.

2.- Respeta las calles sin bicis: son pocas (si eres turista probablemente sólo pases por Leidsestraat y Kalverstraat) y quizás por eso mismo se respetan. Las calles sin bicis suelen ser calles comerciales con multitud de gente paseando. Si te saltas un semáforo o vas momentáneamente por la acera sin molestar nadie te dirá nada, pero si vas en bici por estas calles es más que probable que algún Amsterdamer te haga un gesto o un comentario de desaprobación.

3.- Lleva luces (blanca delante y roja detrás): aunque nunca les haya visto, sí me consta que de vez en cuando la policía multa a los ciclistas que no llevan luces en la bici. Y no sé si será por eso pero prácticamente todo el mundo las lleva. No es necesario que sean muy glamurosas: con dos llaveros-led de los que venden por 1€ en el supermercado es suficiente.

4.- La prioridad en intersecciones funciona como en los coches: tiene preferencia el que viene por la derecha. Aunque en ocasiones las bicicletas vienen en dirección prohibida para los coches, la “derecha” es la de los coches. Aunque a veces en algunos cruces de los canales se tiene la duda, adelante, ¡el coche lo tiene bien claro!

5.- Ve por la derecha: tanto si estás en una “dirección prohibida” (casi no hay direcciones prohibidas para bicis en Amsterdam) como si vas por el carril bici, intenta ir lo más pegado a la derecha posible. Facilitarás el adelantamiento y te será más cómodo. En caso de ir en parejas, podéis ir en paralelo y separaros cuando viene alguien. Si lo hacéis bien, sólo las odiadas scooters se enfadarán (aunque parece que a partir del año que viene ya no podrán ir por el carril bici....¡hurra!).

6.- Aparca “bien”: en Amsterdam se asume que hay más bicis que sitios reservados para el aparcamiento, así que no es necesario que dejes tu bicileta en un parking o en un 'aparcabicis'. Eso sí, ¡déjala candada a algo fijo! A todo el mundo le roban la bici alguna vez en Amsterdam, pero cuanto más tarde sea, mejor.

7.- Valora qué hacer en los pasos de cebra: Este es un debate recurrente entre ciudadanos y también entre académicos especializados en movilidad. Aunque en la mayoría de ciudades holandesas las bicicletas paran en los pasos de cebra para dejar pasar a los peatones, esto no siempre sucede en Ámsterdam.

Hace poco presencié un debate donde se argumentaba que de no ser por la “Idaho Stop” (http://www.i-ambiente.es/?q=noticias/idaho-stop-por-que-las-bicicletas-no-deben-respetar-una-senal-de-alto) muchos puntos del centro de Amsterdam estarían colapsados en determinados momentos del día. Tú decides: mira atrás y a los lados y decide si tu frenada es más beneficiosa para todos o si por el contrario puede causar congestión. 

8.- No te enfades: no sé vosotros, pero yo solía ir en moto por la M-30 y eso me convirtió en alguien bastante agresivo en la carretera. Aquí es raro ver a alguien increpando a otro por una mala acción al volante o al manillar. A mí a veces me cuesta no enfadarme, pero la verdad es que se agradece comprensión cuando eres tú quien comete un error.

9.- No obstaculices el carril bici: si mientras vas por el carril bici tienes que parar has de señalizarlo con la mano, pero además es más que recomendable que te bajes de la bici y subas a la acera. En algunas calles y horas concretas la gente va bastante deprisa y una bicicleta parada puede causar un accidente.

10 .- Ojo con los raíles del tranvía: las calles de Amsterdam son bastante multimodales, lo cual quiere decir que las bicis comparten espacio con coches, taxis, motos, scooters pequeñas (hasta 25 c.c. también pueden ir por el carril-bici), autobuses y tranvías. Y aunque los taxis son los más agresivos, los tranvías son más peligrosos. Y no sólo por su tamaño, sino por su infraestructura: meter la rueda dentro de un raíl de tranvía puede significar una caída de lo más maja. Así que si tienes que cruzar las vías, ¡hazlo lo más perpendicularmente posible!