12 nuevos componentes químicos en la lista de contaminantes de aguas de superficie

 

El Parlamento Europeo aprobó el pasado martes 2 de julio la inclusión de una docena de componentes químicos en la lista de sustancias que son susceptibles de contaminar las aguas de ríos y lagos. Con 646 votos a favor, 51 en contra y 14 abstenciones, esta nueva norma modifica la Directiva Marco del Agua y la Directiva sobre Estándares de Calidad Medioambiental de las Aguas.

La nueva norma establece límites para la concentración en el agua de dichos químicos, así como una “lista de alerta” con sustancias cuyos efectos pueden llegar a ser peligrosos para la salud, entre ellos, algunos componentes farmacéuticos.

Tres componentes farmacéuticos en la lista

En la nueva lista elaborada por la Eurocámara se incluyen tres sustancias farmacéuticas (los preparados hormonales etinilestradiol y estradiol, así como el diclofenaco, utilizado en medicamentos para el alivio del dolor). Se subrayan los riesgos de estas tres sustancias y, además, la nueva norma exhorta a la Comisión a que haga un análisis de cómo podrían afectar estas sustancias al medio acuático.

Motivos de la ampliación

El motivo principal de la ampliación de la lista de sustancias contaminantes es la necesidad de tener una mejor percepción del grado de contaminación de ríos y lagos.

Desde hace ya algunos años, cada vez son más los estudios realizados por diferentes grupos de investigación que están reportando la presencia de estos compuestos en muestras ambientales. Todo ello gracias a las mejoras en las tecnologías analíticas, que han permitido descubrir la presencia de estas sustancias en aguas de las zonas más industrializadas o afectadas por grandes núcleos urbanos, que es donde la presencia de este tipo de compuestos es más habitual.

Beneficios para el Medio Ambiente

El principal beneficio para el Medio Ambiente que se deriva de la medida adoptada por el Parlamento Europeo es el hecho de que obligará a llevar a cabo mejoras en los procesos de depuración de las aguas, así como a incorporar protocolos más exhaustivos para la eliminación de dichas sustancias. Y es que se ha demostrado empíricamente que la presencia de muchos de estos compuestos en el agua, especialmente los fármacos, altera notablemente el desarrollo de los ecosistemas autóctonos.

Capacidad técnica analítica de los laboratorios

La capacidad técnica para el control de estas sustancias en aguas está actualmente muy limitada a unos pocos laboratorios, que disponen de la tecnología necesaria para el control en los niveles exigidos.

Sin embargo, un control completo de estas sustancias contaminantes, así como la realización de campañas de control de modo rutinario, requiere contar con las garantías de calidad analítica suficientes. Por este motivo, los laboratorios deben necesariamente introducir en sus alcances de acreditación estas analíticas, de modo que aseguren la calidad de los análisis que realicen, además de demostrar que las metodologías que utilizan cumplen los requisitos que exigirá la norma. A día de hoy, sólo unos pocos han comenzado a acreditarse en este sentido.

Nuevas herramientas de control: muestreadores en continuo

Dado que los requisitos son cada vez más exigentes en cuanto a los compuestos que hay que controlar, se hace imprescindible la incorporación de nuevas herramientas de control.

Una de las herramientas que comienza a plantearse para llevar a cabo dichos controles son los muestreadores en continuo o muestreadores pasivos. Estos dispositivos, entre los que se encuentran algunos de desarrollo español, como el CFIS, permitirán obtener mayor información temporal del estado químico de ríos y lagos, además de permitir obtener límites de detección mucho más bajos que los análisis realizados mediante análisis de muestras puntuales o integradas de aguas. Además, ya se está trabajando en utilizar también estos sistemas como sustitutos de los análisis de biota que esta misma norma exigirá, ya que pueden actuar simulando organismos bioacumulables.

Objetivo: calidad de las aguas superficiales en 2027

A pesar de la reciente aprobación de la norma europea, no será hasta 2018 cuando se apliquen los nuevos estándares que fijan los niveles máximos de concentración de las nuevas sustancias, y todo ello con el objetivo de lograr un buen estándar de calidad de aguas superficiales para el año 2027. Para lograr este objetivo, los Estados han de enviar sus planes a la Comisión antes de 2018.

Listado de Contaminantes
  • Dicofol
  • Perfluorooctane sulfonic acid and its derivatives (PFOS)
  • Quinoxyfen
  • Dioxins and dioxin-like compounds
  • Aclonifen
  • Bifenox
  • Cybutryne
  • Cypermethrin 11
  • Dichlorvos
  • Hexabromocyclododecanes (HBCDD)
  • Heptachlor and heptachlor epoxide
  • Terbutryn