20 futuros Parques Nacionales tras el Parque Nacional de Guadarrama

El pasado 24 de enero, el Gobierno aprobaba la nueva Ley de Parques Nacionales. Entre sus principales novedades, desde el Ministerio de Medio Ambiente se apuntaba que esta Ley permite “aclarar y simplificar el proceso de declaración de un parque nacional; establece requisitos medioambientales más exigentes; y fija la superficie mínima, que pasa de las actuales 20.000 hectáreas a 25.000”.

A tenor de ello, es de esperar que si las nuevas áreas naturales propuestas cumplen con los requisitos medioambientales, y las Administraciones correspondientes tienen interés, el proceso de declaración de los Parques Nacionales sea mucho más rápido.

Tras la declaración del Parque Nacional de Guadarrama el pasado 25 de junio de 2013, España pasó a contar con un total de 15 zonas designadas con la máxima figura de protección.

Atendiendo estrictamente a criterios técnicos y ambientales, cabría preguntarse cuáles son las áreas naturales españolas que cuentan con mayores aptitudes para ser declaradas parques nacionales. Con el fin de aclarar esta cuestión, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN), promovía en el año 2006 el estudio:”Identificación de las áreas compatibles con la figura de Parque Nacional” en España” en el que ofrecía una propuesta de 44 áreas naturales que podrían ser compatibles con la figura de parque nacional, en virtud de su estado de conservación y de la representatividad de sus sistemas naturales. Entre los espacios que ofrecieron un nivel de valoración más alto encontramos:

REGIÓN EUROSIBERIANA

1. Posets-Maladeta (Huesca-Lérida): Como excelente representante de los sistemas ligados a la vegetación supraforestal de la alta montaña pirenaica.
2. Alt Pallars (Lérida): Se trata del área con mayor riqueza de sistemas naturales típicos de Pirineos con extensos y muy bien conservados abetales (Abies alba) y pinares de Pinus uncinata.
3. Alta Garrotxa (Girona): Representante del área de transición del prepirineo, con alsinares (Quercus ilex ssp ilex) y alcornocales (Quercus suber) en muy buen estado de conservación.

REGIÓN MEDITERRÁNEA

4. Gredos (Ávila-Cáceres): Excelente representante de la cordillera hercínica, con melojares (Quercus pyrenaica) y pastizales alpinos muy bien conservados.
5. Montes de Castejón y Sierras de Erla y Fuenteayerbe (Zaragoza): Área de gran interés para la representación de los paisajes esteparios continentales españoles.
6. Sierra Morena (Córdoba-Ciudad Real-Jaén): Excelentes representaciones de encinar y alcornocal mediterráneo, así como sistemas naturales asociados a ambientes fluviales.
7. Cabo de Creus (Girona): Única área litoral mediterránea peninsular, junto al Cabo de Gata, propuesta para ser incluida en la red de Parques.
8. Alto Tajo y Cabeceras del Guadiela (Cuenca-Guadalajara): Elevada calidad y singularidad de los sistemas naturales, destacando especialmente los pinares de Pinus nigra ssp.      Salzmannii, los sabinares albares y los cañones fluviales.
9. Los Alcornocales (Cádiz): Calidad y estado de conservación óptimo. Uno de los mejores representantes del bosque mediterráneo.
10. Cabo de Gata-Chafarinas-Alborán: Se propone un espacio marino-terrestre conjunto, como representante de las comunidades biológicas del mar mediterráneo.

REGIÓN MACARONÉSICA

11. El Volcán-La Bocayna-Norte de Fuerteventura: Área marítimo-terrestre en excelente estado de conservación que abarcaría el sur de Lanzarote y norte de Fuerteventura.
12. Archipiélago Chinijo y La Corona (Lanzarote): Área marítimo-terrestre al norte de la isla de Lanzarote que incluye algunas islas como La Graciosa.
13. Península de Jandía (Fuerteventura): Excelente representante de sistemas naturales costeros de las Islas Canarias.

Además de los criterios ambientales, en la declaración de un parque nacional intervienen otros muchos factores de carácter estratégico, político, social o económico. Cualquier nuevo parque nacional requiere, por tanto, un amplio consenso entre Administración central, comunidades autónomas y municipios implicados.

Cabe citar como ejemplo, que si bien la Sierra de Guadarrama, fue incluida en el estudio anteriormente indicado, no fue valorada con unos niveles de calidad tan excepcional como otros espacios y, sin embargo,  ha sido el más recientemente aprobado.

Otro factor con mucho peso es la representatividad de los ecosistemas presentes en la red de Parques Nacionales. A día de hoy las principales carencias de la red en cuanto a representatividad las encontraríamos en las zonas áridas, los cañones fluviales, y las zonas marinas. Es por ello que la mayoría de las propuestas que han sonado con más fuerza en los últimos años, se corresponden con los ecosistemas menos representados:

14. Parque Nacional de zonas áridas marítimo-Terrestre de Fuerteventura.
15. Parque Nacional marítimo del Archipielago de Chinijo (Lanzarote).
16. Parque Nacional martítimo “El Cachucho” (Asturias).
17. Parque Nacional de Monegros (Zaragoza).
18. Parque Nacional de los subdesiertos de Almería.
19. Parque Nacional Cabo de Gata-Níjar (Almería).

La lista anterior podría completarse con una 20ª propuesta de Parque Nacional marítimo en la isla de “El Hierro”, con unos valores naturales excepcionales y donde se han producido en los últimos años fenómenos de vulcanismo activo únicos en España.

Probablemente quienes reúnen unas mejores condiciones para convertirse en Parque Nacional de forma más inmediata serían alguna de las tres islas Canarias que no cuentan todavía con esta distinción, es decir, Fuerteventura, Gran Canaria o El Hierro.  

Gran Canaria no reúne las condiciones de calidad ambientales suficientes como para lograr la declaración de Parque Nacional, al menos si la comparamos con las otras dos islas.

En contra de Fuerteventura habría que apuntar los intereses estatales que están surgiendo para realizar prospecciones petrolíferas en alta mar, frente a las costas orientales de Fuerteventura y Lanzarote; o la declaración del campo de tiro militar como de interés para la defensa nacional dentro de la zona propuesta para Parque Nacional de Fuerteventura.

En lo que respecta a la isla de “El Hierro”, el informe señalado valoró positivamente la zona conocida como la “Frontera y Mar de las Calmas”. Además de sus valores naturales, otros elementos a favor de esta propuesta serían la más que probable predisposición del Cabildo, debido al impulso económico que podría suponer la declaración del Parque en la isla y que la declaración de un parque exclusivamente marino pasaría a ser competencia exclusiva del Estado.

Por Manuel Oñorbe, (@manuelambiente)