El mercado de los bienes “ecofriendly”

Con tanta información y opciones hoy en día, muchas veces nos vemos en la situación de querer adoptar conductas más responsables con el medio ambiente adquiriendo productos que no sean tan nocivos con el entorno. Estamos bombardeados (por suerte) con imágenes provenientes de los desastres ambientales que causan la basura acumulada, la escalada térmica a nivel global, las sequias, etc. Desafortunadamente al querer adquirir dichos productos nos vemos en la situación de que son mucho más caros que los bienes que consideramos “habituales” (cuando se pueden comparar, como por ejemplo los alimentos), o nos parecen excesivamente caros cuando no podemos compararlos (por ejemplo, una pantalla solar para cargar la batería del celular).

#Residuos: 5 propuestas para mejorar los sistemas de recolección diferenciada

Si usted es electo alcalde o alcaldesa de su ciudad y tiene en manos un área de medio ambiente sin explotar, seguramente la primer acción que vendrá a su cabeza es la de recolectar los residuos de manera diferenciada. Comenzará diagramando un almanaque con los días que pasarán a recolectar los reciclables y que día los orgánicos y otros. Paso seguido, llamará a un especialista local para que le comente las bondades del sistema, y él tratará de convencerlo de lo rentable que es este proceso ya que mediante la recolección diferenciada se acumulan materiales que tienen un mercado interesante.

#MedioAmbiente, bienes comunes y teoría de juegos

Entre algunos ambientalistas está la nota de color que explica el origen del término medio ambiente: en una conferencia de las Naciones Unidas un traductor al escuchar la palabra “enviroment” (entorno), la tradujo como “medio-ambiente”, siendo dos acepciones, pero que el receptor las captó como un todo. Cierto o no, estas pequeñas líneas abren la puerta a una gran cantidad de interpretaciones que vienen a mover las fronteras de algunos conocimientos estancos que tenemos.

Elementos para frenar el deterioro ambiental: un problema global con abordaje local

En términos genéricos, podemos decir que la humanidad es la fuerza geológica más poderosa que se haya visto. Cambiamos el clima, el nivel de los mares, la biodiversidad, la conformación del aire, etc. Y por primera vez en la historia, existe una especie totalmente dominante presente en todos los continentes de manera simultánea. El crecimiento demográfico nos lleva a necesitar más y más recursos, incrementando este requerimiento con la necesidad de mantener un estilo de vida similar o mejor al que obtuvimos cuando éramos niños. Esto nos ha llevado a que hoy en día la capacidad regenerativa de la tierra sea de 1,5 años.