El uso de vegetales en la #Arquitectura

La temperatura ambiente en el interior de un edificio es el resultado de los flujos energéticos que acontecen resultado del clima y de las cargas internas del edificio. Éste realiza un intercambio de flujos de calor a través de los cerramientos. Es la envolvente del edificio la responsable de mantener los parámetros temperatura y humedad dentro de los niveles admisibles del cuerpo humano, lo que se puede denominar como confort térmico. Existe confort térmico cuando las personas no experimentan sensación de frío ni de calor, es decir, cuando las condiciones de temperatura, humedad y movimientos de aire son favorables a la actividad que desarrollan.

Las claves de la batería Tesla Powerwall y el #Autoconsumo en España

Próximamente va a salir al mercado una nueva invención que sin duda va a dar qué hablar.De hecho, ya lo está haciendo. Hace unas semanas se anunció el lanzamiento de una novedosa batería similar a la que se utiliza en los automóviles eléctricos pero para uso doméstico e industrial, que pretende cambiar el sistema de generación y distribución de energía eléctrica a favor de los consumidores, reduciendo la factura de fin de mes de manera considerable, lo suficiente para poder rentabilizar la compra de la batería. La euforia causada es tal que a día de hoy se han realizado ya 38.000 pedidos, lo que significa que si queremos una, según la situación actual de los fabricantes, deberemos esperar a mediados del 2016. Eso suponiendo que en tu país la legislación te permita disfrutar de ella de una manera eficiente, cosa que en España aún no parece que vaya a pasar. Pero empecemos por el principio.

Vegetales en la #Arquitectura: sistemas vegetales verticales para edificios

Representan un concepto similar al de las cubiertas ajardinadas solo que adaptadas a los muros verticales. Normalmente las plantas utilizadas son de pequeño porte y con capacidad de poder crecer en vertical. Las más utilizadas son plantas tapizantes que en su medio natural ya crecen en superficies no horizontales. De todos modos, se deben tener en cuenta diversos factores: climáticos, disponibilidad de agua, orientación de la fachada en relación con la disponibilidad de luz solar, requerimientos de nutrientes, etc.