.@IsabelGarro: La nueva Agenda de Desarrollo no es filosofía, es música

Desde el Pacto Mundial de Naciones Unidas somos conscientes de que el desarrollo requiere de creación de empleo y de la participación activa de las empresas en la sociedad. Hoy nos alegramos de que la comunidad internacional proclame su acuerdo ante esta afirmación. En el Pacto Mundial hay más de 12.000 organizaciones a las que queremos ilusionar e involucrar en la consecución de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), pero no como contribución desinteresada, sino como elemento intrínseco a su negocio. Estamos en un momento en el que todos hemos asumido retos. Queremos que las empresas tomen conciencia de la relevancia de sus actuaciones y desde el Pacto Mundial hemos asumido el objetivo de facilitar el camino para que ninguna empresa se quede atrás en este proceso.

La Responsabilidad Empresarial Disruptiva

Hace unos días, viendo una charla que John Doerr impartió en marzo de este año a los estudiantes de la Universidad de Berkeley, me sorprendió enormemente la fuerza con la que él, uno de los venture capitalist más importantes del mundo, defendía que los sectores de la salud y la “green economy” (economía “verde”) son probablemente la mayor oportunidad de inversión del Siglo XXI; mayor incluso de lo que fue en su día “Internet”.

#RSC: Hablemos en clave de #DDHH

Hoy en día las salas de reuniones de las empresas están repletas de gente que no deja de hablar de innovación, búsqueda de oportunidades y desarrollo de negocio. Se dedican miles de horas a preparar presentaciones de power point con planes estratégicos y presupuestos ambiciosos. Pero cuando intentamos hablar de lo más básico, como son los “derechos humanos”, la gente se mueve incómoda en su silla preguntándose qué tienen que ver los derechos humanos con el día a día de una empresa.