Actuar hoy para vivir el mañana: el problema energético

Reducir el uso y modificar el tipo de ENERGÍA que utilizamos en nuestra vida diaria es una cuestión elemental para la supervivencia de la especie humana. Ocuparse de esto desde “ahora” es importante para que exista un “mañana”.

Algunos consejos

  • Reducción del consumo de energía domiciliaria y comercial, tanto eléctrica como térmica con combustibles fósiles líquidos o gaseosos. Ideas para el ámbito comercial: reducir a la mitad el consumo de iluminación en locales, vidrieras, etc, salvando claro esta la cadena de frío de los alimentos. También debería reducirse o prohibirse el uso del aire acondicionado, optar siempre por el ventilador.
  • Limitar el uso de los televisores, no dejarlos encendidos si no estamos viéndolos.
  • Limitar el uso de automóviles particulares, salvo que sean eléctricos. Dejar sólo combustible fósil para ambulancias, bomberos, policía. Sería genial que las estaciones de servicio sólo sean una fila de tomacorrientes con medidores eléctricos. ¿Se imaginan una ciudad sólo con bicicletas y autos eléctricos? El transporte público urbano deberá ser eléctrico, ya existe en muchas ciudades del mundo.
  • El transporte masivo de mercaderías debería hacerse mediante ferrocarriles, de la misma manera que el transporte interurbano de pasajeros. Los trenes urbanos de las grandes urbes son de tracción eléctrica.

El libro *El suicidio del hombre*: Desarrolla ejemplos de situaciones diarias que llevan a la muerte del Planeta: el uso irresponsable del agua y su contaminación; el despilfarro del papel en países ricos, y la generación de energía mediante combustibles fósiles en escala creciente que conducen a una producción insostenible de dióxido de carbono, metano y otros contaminantes causantes del efecto invernadero.