Aplicación de lodos para uso agrario: entrada en vigor de nueva legislación

El pasado mes de junio entró en vigor una nueva legislación ambiental, que viene a ampliar el variado listado de documentos normativos que se manejan cuando se habla de residuos y, en este caso concreto, de los lodos de depuradora.

Los lodos de depuración se definen, de acuerdo a lo establecido en el artículo 1 del R.D. 1310/1990, como “los lodos residuales salidos de todo tipo de estaciones depuradoras de aguas residuales domésticas, urbanas o de aguas residuales de composición similar a las anteriormente citadas, así como los procedentes de fosas sépticas y de otras instalaciones de depuración similares utilizadas para el tratamiento de aguas residuales”. En España se estima que se generan anualmente alrededor de 1.200.000 toneladas de lodos de depuración (fuente Registro Nacional de Lodos).

Uno de los posibles usos de estos lodos, una vez tratados, es la aplicación en el sector agrario, gracias a sus propiedades como fertilizante. Sin embargo, hay que regular su aplicación en el suelo de acuerdo a la Directiva 86/278/CEE del Consejo, de 12 de junio de 1986, relativa a la protección del medio ambiente y, en particular, de los suelos, en la utilización de los lodos de depuradora en agricultura. En España se ha aplicado mediante:

  • Real Decreto 1310/1990
  • Y Orden de 26 de octubre de 1993, actualmente derogada por la Orden AAA/01072/2013, de 7 de junio
Nueva Orden de regulación de lodos

Con la nueva entrada en vigor de la Orden AAA/01072/2013, se pretende conseguir mayor transparencia en la producción y gestión de lodos en las actividades agrarias, desde su origen hasta su destino final, para desarrollar el Registro Nacional de Lodos. Con esto están implicados todos los agentes participantes, desde los titulares de la depuración, los gestores que realizan la aplicación en los suelos de los lodos tratados, así como la información que debe acompañar en el transporte:

  • Los titulares de las depuradoras de aguas residuales deberán remitir al órgano competente de su Comunidad Autónoma la información contenida en el Anexo I de la citada Orden. Este Anexo deberá actualizarse cada año, independientemente de si se modifican las características de los lodos o no.
  • En el Anexo II, se introduce una de las novedades en cuanto a la identificación del lodo se refiere, durante su transporte. En la documentación que deberá presentar la instalación depuradora se solicita a mayores de la caracterización que se venía haciendo en la ya derogada Orden de 26 de octubre de 1993, la analítica de los parámetros microbiológicos: Salmonella y Escherichia Coli.
  • Por último, los gestores deberán cumplimentar la información contenida en el Anexo III de la Orden AAA/01072/2013, donde se deberá informar  de determinados parámetros agronómicos, de metales pesados etc, tanto del lodo que se emplea, como de dichos valores en el suelo donde se va a utilizar el lodo.  Esta información se proporcionará de cada partida de lodos de depuración, con la misma procedencia sobre una determinada parcela. Se informará exactamente de la parcela sobre la que se aplican los lodos, y de la cantidad que se utiliza. Una vez al año remitirán al órgano competente de la Comunidad Autónoma donde se lleve a cabo la aplicación de los lodos tratados, la información contenida en el Anexo IV.
Perspectivas de futuro ante esta nueva Orden de regulación de lodos en el sector agrario

En poco tiempo llegará una nueva Directiva mediante la cual se revisarán entre otros apartados, los valores límites establecidos en el R.D. 1310/1990 para metales pesados, y que parece ser que serán más estrictos que los actuales, con lo que las empresas y gestores que se hayan preocupado de cumplir con la actual legislación, están en mejores condiciones de adaptarse a los nuevos requerimientos que vengan desde la U.E.

Como en todo, siempre estarán las empresas que se preocupen de cumplir con las especificaciones legales y tengan toda la documentación en regla, y quienes opten por echar directamente los lodos sobre el campo y luego sean los mismos que se quejen de que los lodos generan malos olores o queman el suelo.

Es de esperar que con la entrada en vigor de esta nueva Orden AAA/01072/2013 se logre la finalidad de conseguir una mayor transparencia en la gestión y aplicación de los lodos de depuradora, y se vea el trabajo bien hecho de las empresas e instalaciones de depuración españolas.