@BoydCohen: 6 componentes clave para #SmartCities
@BoydCohen: 6 key components for #SmartCities

Is a building green because the owners have installed compact fluorescent lights? Is a company a climate leader because it implemented an energy efficiency program in one of its factories? Is a city smart because it opened 20 databases for public use?

In all of these cases, I think we can say the answer is a definitive NO.

A truly green building must start with the location: Is it close to transit? Is it a brownfield development? What kind of materials did they use in the construction? Is it energy efficient (beyond the light bulbs, of course)?

Some of my early work in the sustainable innovation space was in the green building and green neighborhood development communities. The green building community benefited greatly by the introduction of rigorous standards programs like LEED in North America and BREEAM in the UK. Those standards established a baseline for what a green building is and what it is not.

It is normal for industries in their infancy to lack common definitions and standards. This is certainly the case for the smart cities arena. Cities around the globe are getting on the smart cities bandwagon. Yet like the early days of the green building industry, it's a bit like the Wild West right now. Can the average citizen, company, or elected official know if they are actually living in a smart city?

The smart city movement is similar to the sustainability movement in that no company is truly sustainable, and no city is truly smart. Rather, cities and companies are on a journey toward being smarter and more sustainable.

The green building industry has moved out of the Wild West and into a professional community whereby building projects can be compared and claims of greenness can actually be corroborated.

I think it is time to begin establishing some minimally acceptable standards for a city to claim they are on the smart journey. For me, this hunch is reinforced when I receive and read dozens of articles from companies and cities seeking to promote their "new smart city."

As many Future Cities users know, I am currently based in Buenos Aires, and I am fairly active in the smart cities movement in Latin America. So it came as a surprise to me when I received an article about the first smart city being launched in Latin America. To be clear, while smart grid and sensor technologies are components of a smart city strategy, their use does not mean a city is smart already.

As I worked over the past few years to develop a framework and approach to benchmarking smart cities, it became obvious that we need to move beyond one-off ICT projects and help cities develop holistic strategies in collaboration with their citizens.

To that end, I developed a tool I call the "Smart Cities Wheel". It was designed to resemble a bicycle wheel and contains six key components and three drivers for each component. The components include:

  • Smart Economy.
  • Smart Environment.
  • Smart Governance.
  • Smart Living.
  • Smart Mobility.
  • Smart People.

The Smart City Wheel

I believe this tool has the potential to support the development of holistic smart city strategies, developing baselines, and tracking and transparently reporting progress. In fact, I have just embarked on a project with the City of Buenos Aires to develop a baseline of the City's current progress based on the Wheel, to be followed by the development of a mid-term and long-term strategic plan.

I have also already used this tool to benchmark cities in different parts of the world - UBM's Future Cities will be publishing my first ranking of Asian-Pacific smart cities in just a few weeks.

As a final note, I believe all cities should have flexibility to determine how they want to prioritize each component of the wheel and what strategies and activities they will implement to get there -just like those developing a LEED-certified building or neighborhood can choose their own strategies to obtain target performance on dimensions like energy, materials, and indoor air quality.

Also published in www.ubmfuturecities.com

¿Es un edificio verde porque los propietarios han instalado luces fluorescentes compactas? ¿Es una empresa líder climático, ya que puso en marcha un programa de eficiencia energética en una de sus fábricas? ¿Es una ciudad inteligente, ya que abrió 20 bases de datos de uso público?

En todos estos casos, creo que podemos decir que la respuesta es un NO definitivo.

Un edificio verdaderamente verde debe comenzar con la localización: ¿Está cerca del tránsito? ¿Es un desarrollo de zonas industriales abandonadas? ¿Qué tipo de materiales usaron en la construcción? ¿Es eficiente de la energía (más allá de las bombillas de luz, por supuesto)?

Algunos de mis primeros trabajos en el espacio de la innovación sostenible fueron en edificio verde y comunidades de desarrollo de barrio verde. La comunidad de la construcción verde se benefició en gran medida por la introducción de programas de normas rigurosas como LEED en América del Norte y BREEAM en el Reino Unido. Dichas normas establecen una línea de base para lo que un edificio verde es y lo que no lo es.

Es normal que las industrias en sus primeros pasos carezcan de definiciones y normas comunes. Este es ciertamente el caso del campo de las ciudades inteligentes. Ciudades de todo el mundo se están subiendo al carro de las ciudades inteligentes. Sin embargo, al igual que en los inicios de la industria de la construcción verde, es un poco como el Lejano Oeste en estos momentos. ¿Puede el ciudadano medio, empresa o funcionario electo saber si en realidad están viviendo en una ciudad inteligente?

El movimiento de ciudad inteligente es similar al movimiento de la sostenibilidad en el que ninguna empresa es verdaderamente sostenible, y ninguna ciudad es verdaderamente inteligente. Por el contrario, las ciudades y las empresas están en un viaje hacia el ser más inteligente y más sostenible.

La industria de la construcción verde ha salido del lejano oeste y entrado en una comunidad profesional en la que los proyectos de construcción se pueden comparar y las reclamaciones de verdor en realidad pueden ser corroboradas.

Creo que es hora de comenzar a establecer unos estándares mínimos aceptables para que una ciudad pueda atribuirse que están en el camino inteligente. Para mí, este sensación se refuerza cuando recibo y leo docenas de artículos de empresas y ciudades que buscan promover su "nueva ciudad inteligente".

Como muchos usuarios de Ciudades Futuras saben, actualmente estoy asentado en Buenos Aires, y yo soy bastante activo en el movimiento de ciudades inteligentes en América Latina. Así que fue una sorpresa para mí cuando recibí un artículo sobre el lanzamiento de la primera ciudad inteligente en América Latina. Para ser claros, mientras que las tecnologías de redes y sensores inteligentes son componentes de una estrategia de ciudad inteligente, su uso no implica que una ciudad sea inteligente ya.

Mientras trabajaba en los últimos años para desarrollar un marco y enfoque de la evaluación comparativa de las ciudades inteligentes, se hizo obvio que tenemos que ir más allá de los proyectos TIC y ayudar a las ciudades a desarrollar estrategias integrales en colaboración con sus ciudadanos.

Para ello, he desarrollado una herramienta que yo llamo el "Smart City Wheel". Fue diseñado para parecerse a una rueda de bicicleta y contiene seis componentes clave y tres controladores para cada componente. Los componentes incluyen:

  • Economía inteligente.
  • Medio Ambiente inteligente.
  • Gobierno inteligente.
  • Smart Living.
  • Movilidad inteligente.
  • Gente inteligente.

The Smart City Wheel

Creo que esta herramienta tiene potencial para apoyar el desarrollo de estrategias integrales de ciudad inteligente, estableciendo criterios de referencia y de seguimiento y de forma transparente informar del progreso. De hecho, acabo de embarcarme en un proyecto con la Ciudad de Buenos Aires para desarrollar una línea de base de los avances actuales de la Ciudad sobre la base de la rueda, para continuar con el desarrollo de un plan estratégico a mediano plazo y a largo plazo.

También he utilizado ya esta herramienta a las ciudades de referencia en diferentes partes del mundo - de UBM Future Cities estará publicando mi primer ranking de ciudades inteligentes de Asia-Pacífico en tan sólo unas pocas semanas.

Como nota final, creo que todas las ciudades deberían tener flexibilidad para determinar cómo quieren dar prioridad a cada componente de la rueda y qué estrategias y actividades van a implementar para llegar allí - al igual que aquellos que desarrollan un edificio con certificación LEED o vecindario pueden elegir sus propias estrategias para la obtención de un rendimiento objetivo en dimensiones como la energía, los materiales y la calidad del aire en interiores.

Publicado también en www.ubmfuturecities.com