¿Cómo hacer para estar a la cabeza de la #Innovación? Parte I

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

En esta serie de artículos presentaré la importancia de la innovación como fuente de riqueza y competitividad y cuáles son las herramientas con las que cuentan las empresas para afrontar los retos para estar a la cabeza de la Innovación, al igual que su relación con un sector estratégico tan importante como el energético.

Si intento moverme, me caeré…

 

Actualmente nos movemos en un mundo donde todo se encuentra en constante cambio. Las arenas movedizas de la incertidumbre nos abruman y nos sentimos paralizados a la hora de tomar decisiones y actuar. Por suerte, contamos con dos factores que juegan a nuestro favor. Por un lado, todo el mundo se encuentra en la misma situación y, por otro lado, tenemos una portentosa y sofisticada herramienta de última tecnología que nos permite burlar las intrincadas trampas y tretas de la incertidumbre: LA CREATIVIDAD, así como sus hermanas mayores: LA INVESTIGACIÓN, EL DESARROLLO Y LA INNOVACIÓN.

A todo el mundo le encanta la innovación hasta que le afecta directamente

 

Las personas tenemos un miedo sustancial hacia lo desconocido y nos produce temor equivocarnos o no ser capaces de afrontar lo que se nos viene encima. En contraposición, lo novedoso despierta nuestra curiosidad natural y nos hace sorprendernos de lo ingenioso que puede ser el ser humano o la naturaleza a la hora de adaptarse a su entorno. Esta es la base de una batalla interna entre permanecer inmóviles o avanzar. En muchas ocasiones pensamos que esta actitud innovadora sólo es propia de los eruditos y genios de la Ciencia.

¡Qué inventen ellos!

 

Finalmente, la realidad se impone y nos obliga a desterrar la idea de que innovar es una opción en vez del camino irrenunciable hacia el progreso y la prosperidad. España se enfrenta a uno de los mayores retos económicos de las últimas décadas y ello nos obliga a adoptar importantes reformas estructurales, que deben acompañarse de medidas orientadas a favorecer la creación de empleo y fortalecer las bases de nuestro futuro desarrollo social, económico y empresarial.

El impacto de la crisis económica y financiera, los esfuerzos de consolidación fiscal y el importante coste que suponen las elevadas tasas de desempleo para nuestra sociedad no pueden hacernos olvidar que el bienestar social del país y su futuro desarrollo y crecimiento económicos están ligados a la educación, a la capacidad para generar conocimientos científicos, tecnológicos e innovaciones y a la necesidad de liderazgo empresarial en I+D+i, como motores de cambio y progreso en un contexto de acelerada transformación e intensa competencia internacional.

Como se puede ver en los siguiente gráficos con respecto al año 2009 y sin olvidar los factores relativos a las dimensiones de las distintas economías y el estadio de desarrollo del país, existe una relación directa entre la inversión en I+D y el potencial económico de una economía.Las mayores economías maduras (EE.UU. Japón, Alemania y Francia) tienen ratios de inversión en I+D altos:

La situación desglosada del Sistema español de Ciencia, Tecnología e Innovación se muestra en la siguiente gráficay permite ver del mismo modo la relación entre la inversión en I+D y la prosperidad de una economía maduraen los países desarrollados:

En los siguientes post, mostraré los diferentes instrumentos con los que cuentan las empresas españolas para mejorar su competitividad a través de la I+D+i, así como la importancia que tiene esta inversión en un sector estratégico como es el energético.