¿Cómo hacer para estar a la cabeza de la #Innovación? Parte II

Darle a la cabeza sale a cuenta

 

Una vez expuesta la relación directa que hay entre las economías avanzadas y prosperas y su esfuerzo en la inversión en I+D+i, también hay que recordar que este impacto aparece a nivel microeconómico en las empresas, sin olvidarse del incremento de empleabilidad en los trabajadores cualificados. La vigilancia, investigación y desarrollo tecnológico, sumado a la protección y explotación de los resultados obtenidos, genera nuevas soluciones y herramientas que producen una mejora continua y dotan a las empresas de una serie de ventajas competitivas importantes:

  • Obtención de nuevos productos y servicios de  mayor valor añadido para los clientes, lo cual permite un rentable retorno de la inversión y la maximización de los ingresos a medio/largo plazo.

  • Diversificación de la cartera de bienes y servicios ofertados por las empresas con la consiguiente reducción de riesgos para la empresa.

  • Diferenciación y especialización con respecto a la competencia, permitiendo encontrar nichos de mercado inexplorados.

  • Optimización de los costes derivados de los procesos productivos y organizativos.

  • Mayor visibilidad y reconocimiento como empresa puntera en el sector.

  • Implantación de una cultura dinámica y proactiva en el ámbito empresarial, lo cual permite una mayor adaptabilidad a un entorno en constante cambio.

Todos estos factores son determinantes a la hora de calcular el impacto potencial que una buena política y estrategia de gestión de la I+D+i puede tener en los resultados de una empresa.

¡Atrévete a innovar!

 

Los gobiernos, entidades de normalización, escuelas de negocios y expertos en gestión del cambio e innovación desarrollan políticas y medidas que permiten fomentar y estructurar las actividades y proyectos de I+D+i, incrementando, de este modo, la probabilidad de éxito. A continuación se presentan diferentes actuaciones encaminadas para alcanzar una política de empresa estructurada, consolidada y sólida de cara a estar a la cabeza de la innovación:

Apoyo de las Administraciones Públicas.Por parte de los gobiernos se desarrollan planes específicos para alcanzar el mayor desarrollo posible. En España, actualmente se desarrolla la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020.Esta estrategia se fundamentan en cuatro objetivos principales: Reconocimiento y promoción del talento y su empleabilidad, Fomento de la investigación científica y técnica de excelencia, Potenciar el liderazgo empresarial en I+D+i e Investigación orientada a los retos de la sociedad.

Para alcanzar estos objetivos, las administraciones públicas ponen a disposición del tejido empresarial un sinfín de herramientas como las subvenciones y la financiación en forma de créditos a fondo perdidoo blandos que se pueden clasificar de la siguiente forma: Ayudas Autonómicas dirigidas por las Consejerías autonómicas de innovación y otros órganos gestores como ACCIÓ, IDEA o IGAPE, Ayudas Nacionales dirigidas por los distintos ministerios y entidades nacionales como el MINECO, el MINETUR, el CDTI o el IDAE y entre las que cabe destacar el Programa Estatal de I+D+i orientada a los Retos de la Sociedad, el Fondo tecnológico FEDER y los Proyectos CDTI, y Ayudas Comunitarias como el Programa Marco Horizonte 2020.

Por otro lado, existen una serie de ventajas fiscales por el desarrollo de actividades e inversiones de I+D+i. Los principales instrumentos fiscales son las deducciones por I+D+i, la SpanishPatent Box y las bonificaciones a la Seguridad Social del personal investigador.

Serie UNE 166.000.Con estas normas se pretende proporcionar directrices para una eficaz planificación, organización, ejecución y control de las actividades de I+D+i, así como facilitar un reconocimiento en el mercado a las organizaciones innovadoras. Un sistema de gestión y una correcta planificación de las actividades relacionadas con de la I+D+i integrados en la empresa es una apuesta segura para fomentar una mejora continua tanto a nivel tecnológico como organizativo.

Análisis de modelos de negocio y reingeniería de procesos mediante técnicas para generar soluciones innovadoras. A raíz del cambio de contexto económico mundial durante el s. XXI, los modelos de negocio tradicionales y las técnicas organizativas y productivas del s. XX se están quedando obsoletas. Las técnicas de análisis de modelos de negocio innovadores como el modelo Canvas y la revolución de las tecnologías de las telecomunicaciones con nuevos paradigmas como el Big Data y las Smart Citiesque redefinen la “manera de hacer las cosas” hacen que se derrumben los límites de los negocios tradicionales, permitiendo definir estructuras organizativas y modelos de negocio rompedores. Cabe destacar como ejemplos bien conocidos Skype, Wassap y Amazon o el concepto de las Smart Grids.

En el último post, se mostrará la importancia del sector energético y su inquebrantable relación con la I+D+i.