¿Cómo hacer para estar a la cabeza de la #Innovación? Parte III

Como se indica en los anteriores post, existe la necesidad justificada por parte de los países desarrollados y las empresas en apostar fuerte en la I+D+i.A continuación se muestra por qué en el sector energético esta afirmación es una verdad incuestionable.

Renovarse o morir

 

La inversión en I+D+i es un importante indicador del potencial de las economías maduras así como del entramado empresarial que las estructura. Asimismo, el sector energético es de vital importancia para cualquier sociedad y la relación entre ambas es directa.

Actualmente se está viviendo una auténtica Revolución energética de la mano de las energías renovables fruto de una creciente dependencia energética de los países occidentales, dela necesaria conservación de los recursos escasos, de un imparable incremento y mayor volatilidad de los precios de los productos energéticos y de la necesidad de reducir el impacto medioambiental de este sector. Para afrontar dicha revolución con las garantías de éxito necesarias, es imprescindible realizar una planificación estratégica del sector que permite inversiones en I+D+i consolidadas y de gran valor a largo plazo.

Energía: sector estratégico

 

El sector energético es de los más estratégicos en cualquier país. No podemos mirar a nuestro alrededor sin ver situaciones cotidianas que envuelvan a este sector: los medios de transporte utilizan combustibles fósiles y electricidad para permitir un desplazamiento rápido de personas y mercancías, la iluminación de nuestros hogares, oficinas y calles depende de la electricidad y la climatización de las edificaciones utiliza combustibles fósiles o energías renovables para asegurar un confort adecuado. Por este motivo, la energía se considera uno de los vectores transversalese inputs de la Economía de mayor peso en las sociedades modernas. Según la CNMC, el sector energético representó un 3.6% del PIB, un 1.4% del empleo y un 24.4% de las importaciones de bienes durante el año 2012. En las siguientes figuras (fuente CNE y BP), se puede ver la importancia de un sector cuya gestión de riesgos es compleja por la volatilidad de los precios en los mercados internacionales y cuyo peso y tendencia en la balanza comercial es creciente.

Al margen del análisis económico, la energía nos permite tener una excepcional calidad de vida: el agua caliente en nuestros hogares, la luz que nos ilumina y una serie de comodidades de la mano del equipamiento electrónico y de los avances tecnológicos.

Derivado del gran valor que la energía supone para los países, representa un constante foco de inestabilidad geopolítica. Es difícil encontrar conflictos de larga duración, tanto armados como políticos, donde no se deje entrever la sombra de la energía: la guerra de Irak, la guerra de Afganistán y el actual conflicto en Ucrania son sólo ejemplos recientes de la importancia estratégica de la energía. Pero no es necesario recurrir a los conflictos armadosinternacionales para apreciar su importancia, ya que en problemas como la pobreza energética o el déficit de tarifa (sector eléctrico y gasista) se perciben inestabilidades a nivel nacional.

El binomio Energía I+D+i

 

Por todo lo expuesto anteriormente y determinada por las características específicas de este sector, existe una relación irrompible en el binomio Energía/I+D+i. Los factores que determinan la relación en este binomio son:

  • Alta intensidad de inversión de capital

  • Incremento de la competitividad general de la economía

  • Optimización de recursos escasos

  • Generaciónnetade riqueza y empleo

  • Vector de transferencia de tecnología

  • Reducción del impacto ambiental

Espero que con estos post os haya mostrado la importante que tiene tanto el sector energético como la I+D+i y la relación que hay entre ambos. Ahora sólo queda que nos atrevamos a soñar un mundo mejor y se encienda la bombilla encima de nuestras cabezas.