#EconomíaCircular y colaborativa para un mundo mejor centrado en las personas

Aunque muchos no lo sepan o no quieran saberlo, vivimos en un planeta finito de recursos limitados, en el que el crecimiento de su población es infinito. Este es nuestro modelo económico actual ya caducado, y desde luego insostenible ¿Existe alternativa? Jeremy Rifkin lo plantea así en La Tercera Revolución industrial, donde afirma que existe un modelo económico alternativo, y es laeconomía circular y colaborativa, en la que la misma tecnología que utiliza Internet, como medio de comunicación distribuida, podrá ser utilizada también para distribuir la energía. Dicha teoría se fundamente en cuatro pilares básicos: el uso de las energías renovables, la posibilidad de que los edificios generan su propia energía aprovechando dichas energías renovables, la capacidad de almacenar la energía limpia que no se consume, y el aprovechamiento -convergencia- de la tecnología de Internet para distribuir y compartir la energía que no se consume de manera inmediata, con el resto de consumidores ¿Es posible? ¿Qué opinas al respecto? ¿Estamos preparados para el cambio? Existen países referentes como Bélgica ¿Conoces alguno? Participa con tus comentarios.

Un modelo productivo y económico alternativo: la economía circular

El modelo alternativo tiene que ser tal que que su funcionamiento sea cíclico -circular y no lineal-, es decir, que el proceso no tenga fin, sino que vuelva a su origen -cradle to cradle-: recolección, fabricación, distribución, instalación, funcionamiento, fin de vida y reciclaje. Un uso ilimitado de recursos genera una cantidad ilimitada de residuos, mientras que un uso limitado recursos, genera cantidades limitadas de basura.

Hemos comprobado que incluso se puede generar energía a partir de la basura. Por lo que los pocos residuos que se generen en un modelo alternativo cíclico, se pueden utilizar para generar energía limpia. Suecia es un ejemplo de ello.

Este modelo se traspone a muchas escalas: desde la fabricación de prendas de vestir, calzado, e incluso muebles y elementos de decoración, hasta vehículos y edificios. Intervenir en sus procesos de fabricación, distribución y transporte, funcionamiento y fin de vida, pueden ser efectivos si el objetivo es reducir consumo de recursos -agua, energía, materias primas, etc.- y limitar residuos y emisiones.

También hemos visto que se puede analizar el ciclo de vida de muchos de los productos, materiales, etc… presentes en nuestra vida diaria. Incluso podemos analizar la sostenibilidad de los edificios y su comportamiento energético.

Estamos hablando de la Economía Circular, y la podrás entender en este documental del Escarabajo verde.

Un cambio de mentalidad

El modelo alternativo también requiere un cambio de mentalidad en la sociedad: otra forma de vivir, otra escala de valores, otras costumbres en la vida diaria: coger las bicicleta para trayectos cortos, o el transporte público, o compartir vehículo; utilizar energías limpias y de forma responsable; reducir, re-utilizar o reciclar los residuos generados; consumir agua de forma racional; respetar el entorno natural, y respetar el espacio público generando ciudades más limpias; controlar los niveles de contaminación acústica, etc..

El urbanismo y la movilidad van unidos de la mano

Un modelo de urbanismo racional, como puede ser la generación de barrios de uso mixto, tiene como consecuencia una baja necesidad de transporte por un lado, ya que los desplazamientos son más cortos, y una mayor interacción social durante todo el día.

Un barrio de uso mixto es aquel que incluye servicios básicos bien distribuidos, y a una distancia racional respecto de los edificios de viviendas: supermercados, farmacias, guarderías, parques, cafeterías, gimnasios, centros de salud, colegios, institutos, etc… Un ejemplo de ello es la ciudad concéntrica. Este tipo de ciudad responde a un modelo de urbanismo sostenible: existe un núcleo principal a partir del cual, la ciudad crece de forma concéntrica, y se organiza mediante nodos de alta densidad, conectados a través del transporte público.

Copenhague es una ciudad concéntrica, cuyo crecimiento se asemeja a la estructura de una mano, en la que la palma es el núcleo central de la ciudad, y los dedos son los nodos de alta densidad, a través de los cuales se tiene acceso a zonas verdes, para el esparcimiento, y a zonas de cultivo, para la producción agrícola.

La forma de mano también responde a la necesidad de reducir el efecto isla de calor en la ciudad, permitiendo un mayor grado de ventilación entre los edificios.

Jeremy Rifkin: los nuevos retos de la sostenibilidad

`El mundo tal y como lo conocemos ahora va a desaparecer. Ya no se entiende un sistema económico que no tenga en consideración la sostenibilidad‘  Esta frase está tomada de manera literal de un artículo publicado en Julio de 2014, y muestra de manera expresa las palabras pronunciadas por Jeremy Rifkin, presidente de The Foundation on Economic Trends, y autor de ‘La Tercera Revolución Industrial’.

Según Rifkin, la tercera revolución industrial es la consecuencia del punto de encuentro entre la industria y las nuevas tecnologías en la actualidad. El resultado consisten en una economía colaborativa con un coste prácticamente nulo. Él mismo realiza conferencias por videoconferencia y no presenciales, ya que de esta manera se sirve de la tecnología, reduciendo emisiones de CO2.

Como se recoge en el artículo ‘se ha pasado del medio ambiente a la sostenibilidad; de la economía verde a la economía circular’. Para finalizar os dejamos una explicación resumida y muy clara de en qué consiste la Tercera Revolución Industrial a través de este documental también del Escarabajo Verde.

¿Y tú que opinas ?¿Crees en el cambio de modelo económico? Lo cierto es que hay signos evidentes que piden cambios en el modelo actual ¿Conoces países que ya lo están experimentando? Participa con tus comentarios.

También publicado en el Blog www.certificadosenergeticos.com