El futuro de los Parques Nacionales en España

En España existen múltiples figuras de protección que intentan conservar los espacios naturales más representativos o de mayor importancia natural de nuestro país: parques, reservas naturales, áreas marinas protegidas, monumentos naturales y paisajes protegidos son los que contempla la Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

A estos espacios, debemos añadir aquellos declarados según las normativas autonómicas: parques regionales, zonas de especial protección de los valores naturales, reservas integrales, etc. Sin olvidarnos de aquellos lugares declarados con figuras de protección internacionales: humedales RAMSAR, espacios Red Natura 2000, Reservas de la Biosfera, etc.

Entre este maremágnum de figuras legales de protección de la naturaleza, destacan los Parques Nacionales, constituidos con el objetivo de conservar los ecosistemas más representativos de nuestro territorio nacional, declarando espacios de alto valor ecológico y cultural, poco o nada transformados por la explotación o actividad humana.

La ley vigente que desarrolla la conservación de los Parques Nacionales es la Ley 5/2007, de la Red de Parques Nacionales, en ella se contempla la necesidad de completar la Red con el objetivo de proteger todos los sistemas naturales de interés en nuestro país, así como el marco de planificación y gestión que debe regir en cada uno de estos espacios.

Actualmente, la Red está formada por 15 Parques Nacionales: el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany Sant Maurici, el Parque Nacional de los Picos de Europa, el Parque Nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, el Parque Nacional de Cabañeros, el Parque Nacional marítimo-terrestre del archipiélago de Cabrera, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, el Parque Nacional de Monfragüe, el Parque Nacional de Sierra Nevada, el Parque Nacional de Doñana, el Parque Nacional de Timanfaya, el Parque Nacional del Teide, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, el Parque Nacional de Garajonay y el recientemente declarado Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama:

Parques Nacionales (Fuente: MAGRAMA)

CUESTIONES PENDIENTES

En las últimas fechas son varias las cuestiones que están en el punto de mira en relación a la Red de Parques Nacionales:

¿Parques Nacionales sin población?

Para garantizar un estado de conservación favorable de las especies y comunidades que constituyen estos espacios, la Ley 5/2007  establece una serie de exigencias, como que tenga una superficie continua y no fragmentada suficiente ocupada por formaciones naturales, o que no pueda existir suelo urbanizado ni susceptible de transformación urbanística, con el objetivo de que sea viable su evolución natural, sin o con escasa intervención humana.

El caso de Picos de Europa sale a escena en las últimas fechas poruna sentencia del Tribunal Constitucional que obliga al Gobierno a cumplir esta ley que exige que los núcleos urbanos del Parque situados en la provincia de León salgan de los límites del espacio protegido. Se trata de 13 poblaciones pertenecientes a los municipios de Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, que deberán buscar la manera legal de adaptarse a la ley si no quieren quedar excluidos de la zona protegida. La curiosidad radica en que la parte asturiana de este Parque Nacional también presenta núcleos de población, pero hace años modificó su normativa para que fueran catalogados como áreas rurales y así estar al margen de esta ley.

¿Parques Nacionales sin caza?

El Artículo 13 de la Ley 5/2007, de la Red de Parques Nacionalesexpone la prohibición de realizar actividades como la tala, la pesca o la caza con motivos comerciales dentro de los Parques Nacionales, pero que éstos, podrán programar y organizar actividades de control de poblaciones de acuerdo con los objetivos y determinaciones del Plan Director y del Plan Rector de Uso y Gestión.

En resumen, la eliminación de individuos de especies como el lobo en Picos de Europa o el ciervo en Cabañeros se está llevando a cabo dentro de la Red, pero es la guardería del propio espacio la que se encarga de realizar este control de poblaciones.

Desde la Real Federación Española de Caza están solicitando que los cazadores puedan participar en el control de especies o en ciertas prácticas tradicionales de caza bajo el control de la guardería de estas zonas.

¿Parques Nacionales sin navegación ni vuelo?

En estos momentos, el Gobierno está trabajando en el Anteproyecto de la nueva Ley de Parques Nacionales:

Consultar en web MAGRAMA

Cabe destacar como novedad de este documento, la posibilidad de navegación en las aguas del interior del PN de Monfragüe con la finalidad de difundir los valores naturales y la posibilidad de que se lleve a cabo el vuelo de aeronaves no impulsadas a motor en el PN de la Sierra de Guadarrama.

Debemos decidir hacia dónde queremos dirigir nuestra Red de Parques Nacionales

  • ¿Tiene sentido la caza con fines lucrativos dentro de esta figura de protección?
  • ¿Necesitamos incluir nuevas actividades como la navegación o el vuelo sin motor para impulsar el desarrollo rural de los Parques Nacionales?
  • ¿Por qué queremos excluir los núcleos urbanos que permanecen en estos espacios?