El #GasNatural licuado como combustible marino

Una de las cosas que caracteriza al Senado es el hecho de ser una cámara de estudio y debate  y entre los temas que esta legislatura han sido objeto de una ponencia de estudio se encuentra el estudio de las vertientes técnica y económica de la utilización del gas natural licuado (GNL) como combustible marino. Dicha ponencia ha finalizado recientemente sus trabajos y ha alcanzado unas conclusiones por unanimidad.

Los trabajos se han desarrollado a partir de los criterios expuestos por técnicos: responsables de empresas que tienen relación con esta materia en cualquiera de sus ámbitos: armadores, constructores de motores, ecologistas, Universidad, empresas energéticas, así como a responsables de las distintas Administraciones Públicas o entes relacionados como Marina Mercante, Puertos del Estado, Comisión Nacional de la Energía, entre otros.

De las explicaciones de todos ellos se ha podido llegar a tener una visión de conjunto que ha hecho posible alcanzar unas recomendaciones que una vez trasladadas a los ámbitos correspondientes pueden resultar de ayuda para implementar una política que haga que España sea una punta de lanza en Europa en este campo, dada nuestra posición inicial de ventaja competitiva en este campo y que si sabemos aprovecharla y tomar la iniciativa puede ayudar a la creación de riqueza y empleo en sectores de alto valor añadido y que más pronto que tarde tendrán que ser asumidos por otros países, que tienen menos desarrolladas estas tecnologías que el nuestro.

El 90% del comercio mundial se transporta por mar, el GNL es el combustible fósil que menos emisiones produce, no emite óxido de azufre ni partículas, reduce los óxidos de nitrógeno un 85% y mitiga los gases de efecto invernadero en un 30%. El GNL es la apuesta de Europa para sustituir a los actuales combustibles en transporte marítimo. Actualmente el 30% de las instalaciones europeas de GNL están en España, contamos con 7 plantas de regasificación y poseemos el 38% de la capacidad de  almacenamiento de toda Europa.

España tiene en el desarrollo del GNL grandes oportunidades: diversificación de la dependencia energética, exportación de tecnología desarrollada en logística, manipulación y uso de GNL; generar empleo neto en ingeniería, creación de infraestructuras, construcción naval y operaciones de mantenimiento de motores y equipos.

De entre las quince recomendaciones aprobadas en el Informe de la Ponencia vale la pena destacar algunas de ellas especialmente por la importancia que tienen para la reactivación de la economía española.

Una de ellas alude a la planificación, en el plazo máximo de dos años, de las infraestructuras necesarias para dotar de puntos de suministro de GNL a los puertos españoles incluidos en la red transeuropea principal (TEN-T), considerando éste el “mínimo necesario” en la Directiva europea que se halla en tramitación. Sin perjuicio de ese “mínimo necesario”, sería altamente recomendable para nosotros efectuar esa misma planificación para la totalidad de puertos españoles, aprovechando, en su caso, las infraestructuras ya existentes. Todo ello en aras de la mejora de la calidad del aire y con especial hincapié en los puertos de las Islas Baleares y Canarias.

Otra recomendación propone potenciar el uso de GNL en los servicios y ámbitos portuarios, estudiando fórmulas de colaboraciones público-privadas, y en tercer lugar definir las posibles líneas de crédito preferente o ayudas públicas que permitan a los armadores adaptar los motores de los actuales buques para el consumo de GNL.

Para los nuevos buques a construir, que utilicen GNL como combustible, arbitrar los procedimientos que permitan a los armadores planificar la renovación de su flota, en concreto, dotando mecanismos de ayuda con máximas garantías de permanencia en el tiempo, que den seguridad jurídica a los mismos en los plazos de amortización de las inversiones realizadas. Dedicando un estudio especial a las ayudas que podrían ser compatibles con el objetivo de que los nuevos buques sean construidos en los astilleros españoles, garantizando así la carga de trabajo y el mantenimiento del empleo. Todo ello con pleno respeto a las normas de derecho comunitario.

Efectuar las modificaciones normativas y regulatorias a cargo de los ministerios de Fomento, Industria, Medio Ambiente y CCAA, en el ámbito de sus respectivas competencias, en relación con: Bonificaciones en las tasas portuarias a los buques que descargan o cargan GNL en los puertos españoles, o que lo utilizan como combustible, regulación del servicio de bunkering de GNL en los puertos y consideración del mismo como servicio portuario, avanzar en la estandarización de los equipos y procedimientos operacionales necesarios para el suministro de GNL a los buques, para facilitar la implantación de tales tecnologías en los barcos.

Potenciar en los Centros Tecnológicos y en las universidades el estudio de implantación y desarrollo de esta tecnología para su extensión en todos los sectores posibles.

Liderar a nivel europeo el proceso de cambio al uso de GNL, aprovechando nuestro desarrollo tecnológico y experiencia en su manejo. Y muy especialmente liderar los procesos de introducción del consumo, intercambio tecnológico y uso del gas en el Norte de África y en Iberoamérica.

Para impulsar todo ello la Ponencia propone la creación de una Mesa Intersectorial que:

  • Impulse todas las fases precisas para la progresiva incorporación del GNL como nuevo combustible marino.
  • Analice la evolución de la regulación, tecnologías, mercado y ayudas.
  • Realice un seguimiento de las políticas de ayuda y financiación europeas sobre el bunkering de GNL.
  • Coordine las acciones públicas y privadas para la consecución de los objetivos prefijados.
  • Supervise la existencia de un marco regulatorio y fiscal estable y previsible. Se ocupe de los aspectos sociales relacionados con la aceptación del nuevo combustible y sus infraestructuras asociadas.
  • Realice un seguimiento del deseable equilibrio en las políticas de ayuda y financiación europeas sobre el bunkering de GNL entre los países del Norte y Sur de Europa.

Presencia proactiva de representación española en todas aquellas instituciones o foros en los que se vayan a analizar, estudiar o determinar las ventajas e inconvenientes de la declaración de las costas del Mar Mediterráneo como zona ECA.

El hecho de que algunas de estas conclusiones puedan ser implementadas en un breve espacio de tiempo hace que el trabajo desarrollado y los esfuerzos de consenso realizados hayan sido realmente satisfactorios y un ejemplo de una de las funciones del Senado, más desconocidas y tal de las más  útiles, en estos momentos: abrir espacios de estudio y reflexión de temas que una vez debatidos y consensuados puedan mejorar la calidad de vida y el medio ambiente en beneficio de todos.

Juana Francis Pons Vila

Senadora por Menorca y portavoz del Grupo Popular en la Ponencia