Energía, ¿sector estratégico?

Se habla mucho en estos tiempos de la energía (últimamente, por desgracia, también en términos de pobreza), pero, ¿cómo de importante o de estratégico es dicho sector?

Internacionalmente, infinidad de guerras han tenido y tienen su origen en los recursos energéticos, tanto en el siglo XX como en el XXI. Los suministros de gas y petróleo, así como las grandes canalizaciones (oleoductos o gasoductos) han estado, muy probablemente, detrás de guerras como la del Golfo, la posterior de Irak, Afganistán, Siria, Sudán, Egipto, Angola, Nigeria, Chechenia, la ex-Yugoslavia…

También, afortunadamente, la energía ha sido fuente de alianzas. El origen de la Unión Europea, que tan de cerca nos afecta, tuvo como fundamento regular un mercado común de la energía y de la industria de los Estados miembros. La CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) fue, sin duda, el laboratorio de lo que sería la Comunidad Económica Europea y posteriormente la Unión Europea, junto a la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM), organismo público europeo encargado de coordinar los programas de investigación de la energía nuclear.

A nivel nacional, dicen numerosos informes que, precisamente, uno de los elementos que ha limitado el desarrollo económico de España ha sido la pobreza de recursos energéticos. Según datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el año 2012 se importó un 73,75% de la energía total que consumió nuestro país.

Pero, ¿a qué se debe este hecho? Básicamente, a que nuestro país sigue funcionando, principalmente, a base de productos derivados del petróleo, tanto en el importante sector del transporte, como en la propia generación de energía eléctrica en centrales térmicas, a base de gas natural, gasoil, etc.

Y, lo que es más importante, ¿cómo podemos corregir esta situación? Principalmente, por dos vías complementarias:

  • El uso de las energías renovables.
  • La mejora de la eficiencia energética.

Uso de Energías Renovables

 

Que nuestro país es pobre en recursos derivados del petróleo contrasta de frente con nuestro potencial en energías renovables. Frente a la mayor parte de países europeos, España goza de mayor número de horas de sol, de beneficiosas condiciones para el uso de la energía eólica, y de recursos forestales que auguran para la biomasa un futuro prometedor. Tanto en energía fotovoltaica, termosolar, como eólica, España se encuentra entre los cinco primeros países del mundo en potencia instalada, compitiendo (por el momento) con potencias como Alemania, Estados Unidos, China o Japón. Y en cuanto a pellets para su uso como biomasa (en calefacción, principalmente) exportamos más del 75% de la producción a países europeos, con Italia a la cabeza.

Fuente: Atlas de Radiación Solar en España utilizando datos del SAF de Clima de EUMETSAT (página 54). 

Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)

Mejora Eficiencia Energética

 

También en materia de eficiencia energética el potencial de mejora es sustancial. Los certificados de eficiencia energética en la edificación están empezando a hacer notorio que nuestro parque de viviendas no goza de una buena calificación media precisamente. Si observamos las recomendaciones de mejora que los técnicos proponen, obtendremos muchas pistas sobre qué es lo que hay que hacer si queremos ahorrar en nuestras facturas eléctricas o de gas. Mejorar el aislamiento, sustituir ventanas, instalar toldos, o utilizar equipos de aire acondicionado o agua caliente lo más eficientes posible, puede ayudar a nuestra economía familiar, al igual que el uso de las energías renovables a nivel doméstico, de barrio o nacional puede aportar mucho para el desarrollo de un país rico en recursos energéticos no fósiles.

Cuando se compara las políticas energéticas en los últimos años de nuestro país con otros como Alemania, sorprende que allí se haya ejecutado multitud de instalaciones fotovoltaicas o eólicas, cuando aquí se ha echado totalmente el freno de mano, hasta el punto de hacer inviables las que ya estaban en funcionamiento. Numerosos inversores (extranjeros y nacionales) están denunciando, de hecho, al estado español por traicionar, en su opinión, los principios de seguridad jurídica. Veremos qué ocurre en los próximos meses o años.