#EP2014: Propuestas medioambientales españolas (I)

El otro día en un periódico me sorprendió ver las propuestas electorales que hacía un partido político sobre medioambiente en su programa electoral a las elecciones europeas. Me puse a investigar y con objeto de servir de reflexión os voy a facilitar en este post algunas (no todas) propuestas de los partidos políticos (tampoco de las 39 candidaturas) en sus programas electorales.

 Como no quiero que sean unos posts políticos, sino unos posts descriptivos, no voy a decir de qué partido político se tratan las propuestas y las mezclaré y quitaré alguna referencia intentar “anonimizar” las propuestas (eso de utilizar las siglas de otro partido en medio de una propuesta es habitual).

 Hay propuestas interesantes y ojalá no queden en el olvido tras las elecciones. Aquí os dejo la primera parte del post:

MODELO GENERAL DEL MEDIOAMBIENTE:

  • PARTIDO 1: Fomentaremos un modelo de desarrollo sostenible, con políticas que supongan una menor presión sobre los recursos naturales que sustentan el funcionamiento de la economía europea y nuestra calidad de vida. Apoyaremos la inversión, tanto pública como privada, en I+D+i y el desarrollo tecnológico,  claves para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos naturales.
  • PARTIDO 2: Apostamos por una inversión decidida desde todas las administraciones para que se desarrolle y fomente las nuevas industrias y oportunidades del Innovación y Desarrollo Tecnológico. Creemos en la necesidad de articular estrategias completas e integradas para que la Innovación en todo ámbito se fomente. Para lo cual, entendemos prioritario las inversiones necesarias, pero también las normativas y acciones que faciliten la implantación coordinada de la políticas de I+D+i.
  • PARTIDO 3: Apuesta por una Economía sostenible. Hemos de a trabajar un marco básico de economía sostenible, que tenga entre sus retos el de poner en pie una economía que atienda a los límites biofísicos del planeta. Ello implicará la introducción de otro tipo de “contabilidades” que trasciendan las de carácter especulativo y generador de plusvalías, midiendo los flujos de materiales y energía con el fin de minimizar su acción sobre la biosfera. Se tiene que poner fin al mito del crecimiento como objetivo y sustituirlo por el de satisfacción de las necesidades que habrán de ceñirse a las disponibilidades materiales y energéticas del entorno. Este modelo de desarrollo económico ha de ser social, económica y ambientalmente sostenible y esto pasa por impulsar distintos sectores, alejándonos del monocultivo del sector servicios, definiendo la intervención pública en los sectores estratégicos: agroalimentario-energético-industrial, del sector cuidados, de las nuevas tecnologías, etc.

 COSTES MEDIOAMBIENTALES:

  • PARTIDO 1: Impulsaremos los estudios necesarios sobre una posible tributación ambiental en el conjunto de la UE, que disminuya la presión sobre las rentas del trabajo y penalice las actividades más contaminantes y más consumidoras de recursos.
  • PARTIDO 2: Costes reales de los impactos medioambientales: las actividades que conlleven  una  alteración  medioambiental han de internalizar todos  los costes  ocultos.  Es  necesario  que el Parlamento  Europeo legisle  en  este sentido.  La fiscalidad  medioambiental debe desarrollarse, básicamente, por la vía del IVA e Impuesto de Sociedades, que deberían tender a unificarse en el seno de la UE y dedicarse de forma preferente a I+D+i para  energías renovables y medios de ahorro de energía y agua
  • PARTIDO 3: Proponemos la reforma ecológica de la contabilidad superando el principio de que “quien contamina paga”: la UE puede y debe establecer las leyes y directivas europeas que garanticen que no se produzca la contaminación, persiguiendo penalmente y no sólo económicamente a los culpables. Tanto las Fiscalías de Medioambiente en los países de la UE como el Tribunal de Derechos Humanos tienen amplia legislación sobre este tema y constituyen herramientas útiles. Asimismo, hemos de tomar en consideración tanto el coste de extracción como el coste de reposición de los recursos naturales e incluir la “huella ecológica”, o huella de deterioro ecológico, para facilitar el control de la evolución positiva o negativa de la sostenibilidad.