Escasez de agua y huella hídrica: algunas preguntas habituales

El concepto de Huella Hídrica genera, en muchas ocasiones, dudas. La Water Footprint Network (promotor de la plataforma EsAgua) da respuestas a muchas de estas preguntas frecuentes relacionadas con la huella hídrica, su reducción y ámbito de aplicación, y nos ha parecido interesante compartirlas hoy con el lector.

El agua dulce se puede obtener desalinizando el agua de mar,

así que ¿por qué el agua es escasa?

 

La desalinización de agua salada o salobre sólo puede ser una solución para la escasez de agua dulce en un número limitado de aplicaciones, no porque no se pueda obtener la calidad adecuada del agua para todos los propósitos, sino porque la desalación requiere de energía, otro recurso escaso. De hecho, la desalación es una forma de sustituir un recurso escaso (de agua dulce) por otro (energía).

Si en cierto punto la cuestión del agua dulce está presionando aún más que la cuestión energética, se puede decidir a favor de la desalación, pero en general no tiene sentido proponer la desalinización como solución general a la escasez de agua dulce.

Además, aparte del argumento de la energía, la desalinización sigue siendo costosa, demasiado costosa para el uso en la agricultura donde se usa la mayor parte del agua.

Por último, la sal o el agua salobre sólo están disponibles a lo largo de las costas, lo que significa que llevar el agua desalinizada a otro lugar implicaría costes adicionales (incluyendo de nuevo la energía).

El agua es un recurso renovable, permanece en el ciclo, 

¿cuál es entonces el problema de escasez?

 

El agua es un recurso renovable, pero eso no significa que su disponibilidad sea ilimitada. En un periodo concreto, la precipitación se limita siempre a una cantidad concreta. Lo mismo ocurre con la cantidad de agua que recarga las reservas de agua subterránea y que fluye a través de un río. El agua de lluvia se puede utilizar en la producción agrícola y el agua en los ríos y los acuíferos se pueden utilizar para el riego o los usos industriales o domésticos.

Sin embargo, en un cierto periodo uno no puede utilizar más agua de la que está disponible. Un río puede vaciarse y en el largo plazo no se puede tomar más agua de los lagos y reservas de agua subterránea que la tasa con la que se recargan.

La huella hídrica mide la cantidad de agua disponible en un cierto período que se consume (es decir, se evapora) o se contamina. De esta manera, proporciona una medida de la cantidad de agua disponible apropiada por los seres humanos.

El resto se deja para la naturaleza. El agua de lluvia no utilizada para la producción agrícola queda disponible para sostener la vegetación natural. Los flujos de agua subterránea y superficial no evaporados para fines humanos o contaminados, queda disponible para mantener ecosistemas acuáticos sanos.

¿Es la huella hídrica un concepto negativo?

 

No, algunos componentes de la huella hídrica pueden tener impactos ambientales negativos, pero puede haber otros componentes que no los tengan. Además, merece consideración si se tiene una huella hídrica total por debajo o por encima de la misma proporción de los recursos de agua dulce disponibles en el mundo.

La huella hídrica muestra los volúmenes simples de consumo de agua y contaminación, incluyendo dónde y cuándo, en todas las fases de la cadena de suministro de un producto. Esto es interesante desde dos perspectivas:

  • Primero, la huella hídrica indica el volumen de agua total aparentemente apropiado para un determinado producto. Debido a que la disponibilidad de agua dulce en la tierra es limitada, es importante saber cómo se asigna a diversos propósitos, para alimentar debates como el agua para la naturaleza versus los alimentos, el agua para los alimentos frente a la energía o el agua para las necesidades básicas frente a los bienes de lujo. Además, es interesante ver cómo se comparte el agua entre las personas.

  • En segundo lugar, la huella hídrica constituye la base de una evaluación de impacto detallada. El mapa de la huella hídrica (que muestra dónde y cuándo se están apropiando los volúmenes de agua) es la base para evaluar los impactos locales de los diversos componentes de la huella hídrica. Para este propósito, el mapa de la huella hídrica puede ser superpuesto con un mapa que muestra el estrés hídrico local. De esta manera se pueden identificar los “puntos calientes” donde la reducción de huella hídrica es más urgente

    LEE MÁS PREGUNTAS FRECUENTES EN WWW.ESAGUA.ES