smart city expo world congress

Greencities

Factura de la luz: Perdone, ¿qué me está cobrando usted?

Seguro que, cada dos meses, se encuentran con la extraña sensación de que en el recibo de la luz no hay nada claro y se preguntan: “¿Pero qué nos cobran? ¿Qué es eso que hay en la cesta de mi compra que no es la energía? ¿Acaso producir la luz aumenta  constantemente de coste y por eso sube el precio?”

El primer paso para comprender la evolución de los precios de la luz es conocer el funcionamiento de la comercialización y los conceptos de la factura de la luz. En las siguientes entradas podremos entender qué conceptos están incluidos en la factura y qué podemos hacer como clientes para reducir esa pesada carga que es la factura de la luz.

Nada más sacar la factura del sobre hay que comprobar que nuestros datos son correctos; además, es importante conocer cuál es el código alfanumérico de 20-22 caracteres que utiliza la distribuidora y comercializadora  para identificar nuestro punto de suministro, el denominado CUPS. Por otro lado, es básico tener siempre presente la tarifa y potencia que tenemos contratada, ya que éste es un punto crítico a la hora de reducir la factura de la luz.

Como se indicaba en los  anteriores post “¿Quién es quién en el Sistema Eléctrico Español?, hay distintos tipos de tarifas y de comercializadoras (TUR/Precio Voluntario al pequeño consumidor o mercado libre).

La tarifa TUR viene formada por Ley y su precio es público e inalterable por un periodo de tres meses (no existen descuentos ni sobrecostes), mientras que las tarifas de mercado libre derivan de las condiciones pactadas libremente entre la comercializadora y el cliente. A continuación se explica la estructura de la factura contratada con la TUR, por ser la que corresponde a la inmensa mayoría del mercado doméstico.

Ahora agárrense, porque vienen curvas…

El desglose de la factura se realiza atendiendo al pago por el término fijo de potencia, el término variable de energía y otros costes:

Término de potencia

El término de potencia se forma como resultado de la suma de la parte de los costes de peaje de acceso a la red aplicados a la potencia y el margen comercial reconocido por el Estado a la gestión de las comercializadoras de último recurso (CUR). El pago total se obtiene multiplicando la potencia contratada por el coste unitario obtenido según lo dicho en este párrafo que viene dado en €/kW.

Término de energía

Por su parte, el término de energía engloba la parte de los peajes de acceso a la red  aplicados a la energía más el coste de la energía consumida. El pago total se obtiene multiplicando la energía consumida por el coste unitario, obtenido según lo dicho en este párrafo que viene dado en €/kWh.

De los anteriores conceptos merece la pena mencionar las siguientes aclaraciones:

  • Los peajes de acceso los fija el Estado y están destinados a retribuir los costes fijos y regulados del sistema eléctrico. Cuando estos ingresos son menores que los gastos atribuidos, aparece el denominado déficit de tarifa.
  • Sin duda, el término más complejo de entender es el coste de la energía y se compone del pago por disponer de potencia instalada de respaldo en el sistema por si aparecen picos de demanda de energía, los sobrecostes de los servicios del sistema y restricciones técnicas, el coste de las pérdidas por transportar la electricidad desde los bornes de las centrales hasta los hogares, una prima de riesgo que sirve de cobertura financiera y el precio estimado de la energía en el mercado diario o pool. Todos estos conceptos se calculan según una serie de parámetros que dependen del funcionamiento del sistema eléctrico. El precio estimado de la energía se obtiene como resultado de la subasta trimestral CESUR (este método está suspendido temporalmente debido al incremento que se ha dado en el pasado mes de diciembre que supuso un incremento de entorno el 25% con respecto a la subasta pasada).

Otros costes

Por último, aparecen otros costes como el alquiler de los equipos de medida en caso de que sean propiedad de la distribuidora,  el pago del impuesto eléctrico cuya base imponible engloba todos los términos exceptuando el alquiler de equipo y cuyo gravamen es del 5.113% y el IVA que se aplica a todos los conceptos y es del 21%.