Grisel, un ejemplo a seguir de desarrollo sostenible (Parte II)

LEER PARTE I

Además del Ayuntamiento, una de las entidades que sin duda juega un importante papel en la conservación de las señas de identidad de Grisel y en la salvaguarda de su patrimonio histórico-cultural es la Asociación Cultural “La Diezma”, integrada por vecinos de la localidad que dedican una parte de su tiempo a trabajar por tan noble fin. Desde su constitución, el 12 de septiembre de 1992, son innumerables las actividades desarrolladas por dicha Asociación, por lo que sólo se citarán, a modo de ejemplo, algunas de las más relevantes y significativas.

Desde su creación en 1992, la Asociación publica la revista “La Diezma”, instrumento de comunicación de la entidad, de libre acceso en Internet. Se publican dos números al año, los meses de abril y agosto.

Tras un minucioso trabajo de investigación la Asociación recuperó en 2006 el llamado “Dance de Grisel”, después de no representarse desde 1958. Se trata de una representación popular del género pastorada, en la que intervienen diferentes personajes: mayoral, rabadán, ángel, diablo y cipotegato (personaje tipo arlequín, autóctono de la comarca). Entre ellos se establece un diálogo en verso, con formato de romance. El elenco lo completan ocho danzantes que bailan un paloteado o “paloteao”.

En esencia es una manifestación folclórica de carácter religioso en honor de San Jorge, patrono del pueblo, con un hondo calado tradicional, que se funde con la identidad del pueblo y de sus gentes, lo que lo convierte en una expresión popular de marcado interés cultural.

Personajes intervinientes en el Dance

El documento más antiguo que recoge textos del Dance de esta localidad data de 1889. Aunque no se conoce con exactitud su origen en Grisel, por analogía con otros pueblos próximos, este tipo de representaciones va más allá del s. XVIII. En 2008 la Asociación publicó el libro “El Dance de Grisel” escrito por Ramón Alcaine y Manuel Lozano, donde se explica con lujo de detalles, aspectos históricos y la esencia de esta rica tradición.  

Otra de las actividades culturales más destacadas que desarrolla la Asociación junto con el Ayuntamiento es la convocatoria anual del Concurso de Relatos Cortos, Memorias y Cuentos del Moncayo, desde hace 15 ediciones, siendo cada vez mayor la calidad literaria de los trabajos presentados, así como la participación, que trasciende los límites comarcales e incluso los nacionales. A este respecto, el gran mérito de la Asociación Cultural “La Diezma” fue tomar el relevo de patrocinar la tercera edición en 2001, al disolverse la Asociación Cultural Litago “Puerta del Moncayo” patrocinadora de las dos primeras ediciones y continuar organizando el certamen en años sucesivos, evitando así que se perdiera una actividad cultural de gran relevancia para Grisel y para toda la Comarca en general.

Una actividad que también merece una mención aparte por su trascendencia medioambiental es la referente a “El día del árbol”. El origen de esta iniciativa tuvo lugar en 1996, bajo el lema “Planta un árbol, haz un bosque”. Esta ambiciosa decisión por la que la Asociación Cultural “La Diezma” obtuvo el Premio Medio Ambiente de Aragón en 2004, ha hecho posible el plantado de cientos de árboles, desde su origen hasta el presente, pretendiendo ir reforestando la Diezma. Un merecido galardón a un encomiable esfuerzo.

Jornadas culturales, recitales y exposiciones sobre los temas más diversos (fotografía, fósiles…) son algunas de las actividades que esta Asociación viene desarrollando de modo infatigable desde su creación y que completa su rico y amplio repertorio.

Resta indicar que la privilegiada ubicación de Grisel, a tan solo 3 Km de Tarazona, ciudad cabecera de la comarca que ofrece su amplia red comercial, así como todos los servicios necesarios, hacen de esta localidad un lugar atractivo y tranquilo para residir. Este pequeño municipio de la comarca de Tarazona y el Moncayo, en la provincia de Zaragoza, puede considerarse sin lugar a duda, un vivo ejemplo a seguir de desarrollo sostenible que ha sabido fundir el progreso tecnológico con los valores tradicionales, conservando sus señas de identidad, así como la proverbial amabilidad y hospitalidad de sus gentes, lo que lo convierten en un atractivo destino a conocer.

Para completar esta información puede consultarse la siguiente página web:

www.grisel.info