¿Hay bacterias en el agua que consumimos de purificadores domésticos?

Cada vez se utilizan más equipos de purificación de agua, colocados en el lugar de uso: descalcificadores, aparatos de ósmosis inversa, jarras purificadoras, filtros de carbón activo, etc.

La tecnología más utilizada y eficiente para producir agua de consumo es la ósmosis inversa. Estos equipos pueden mejorar aún más la calidad del agua del grifo, pero también eliminan el desinfectante que ésta lleva, habitualmente cloro residual. El agua generada recorre parte del equipo y, en ocasiones, se almacena en un depósito, sin desinfectante. Es en este recorrido final donde las bacterias especialistas en crecer en aguas limpias hacen su agosto.

Bacteria Pseudomonas aeruginosa

En estas situaciones, uno de los microorganismos estrella es Pseudomonas aeruginosa. Esta bacteria es muy común en aguas y suelos. El R. D 140/2003 de aguas de consumo humano, no incluye a Pseudomonas en sus controles, dado que esta bacteria es sensible a los procesos de desinfección establecidos (principalmente al cloro residual). Sin embargo el R.D. 1799/2010 de aguas envasadas, que prohíbe el uso de desinfectantes, incluye ensayos de Pseudomonas aeruginosa con un valor paramétrico de 0 ufc en 250 mL.

Pseudomonas aeruginosa no es peligrosa para la salud humana sino que es, más bien, un patógeno oportunista que, ocasionalmente, produce infecciones en heridas, quemados, ojos, etc. Sin embargo su presencia aguas potables puede producir mal sabor y olor.

Lámparas ultravioleta como solución

Es necesario realizar un adecuado mantenimiento de estos equipos, especialmente el cambio de membranas y filtros según indica el fabricante. Distintos ensayos en aguas en equipos de ósmosis inversa demuestran que la utilización de lámparas ultravioleta son muy efectivas reduciendo la carga bacteriana del agua de salida, por lo que es recomendable que los equipos de purificación incluyan una de estas lámparas desinfectantes. Teniendo en cuenta estas indicaciones no tiene que haber problemas en la calidad del agua de salida.

Otras bacterias en aparatos de purificación: Aeromonas

Además del Pseudomonas, otras bacterias como Aeromonas, que ocasionalmente pueden producir diarreas, crecen en los conductos y depósitos de los aparatos de purificación, por lo que es también recomendable realizar ensayos periódicos de recuento general de colonias a 22 ºC, para comprobar que los recuentos no se disparan a cientos de bacterias por mililitro.

Quizá el R.D. 140 de aguas de consumo humano podría incluir en su “control en el grifo del consumidor” el ensayo de Pseudomonas aeruginosa o el recuento de colonias a 22 ºC, teniendo en cuenta el aumento de equipos de purificación de agua en el lugar de uso, y que el citado decreto indica en el artículo 10 que “los aparatos de tratamiento en edificios no podrán transmitir al agua sustancias, gérmenes o propiedades indeseables o perjudiciales para la salud”.