¿La RSE, un nuevo modelo de desarrollo?

¿Cuál es el rol de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en el nuevo orden económico mundial o en el nuevo modelo económico? Es un papel clave, claro está.

De la Economía Social de Mercado a la #RSE

Por: Jorge Emilio Sierra Montoya (*)

Modelo económico, pero social

 

Como es sabido, la Economía Social de Mercado (ESM) nació tras la Segunda Guerra Mundial, por iniciativa de Konrad Adenauer, el célebre canciller alemán, fundador a su vez de la Democracia Cristiana como partido político.

Universidad + Empresa + Estado x Innovación

Las grandes economías avanzan a pasos agigantados, mientras las pequeñas lo hacen a paso de tortuga y ven cada vez más lejano alcanzar el desarrollo de las primeras. “Los ricos son más ricos y los pobres más pobres”, se repite por doquier al tiempo que los especialistas en la materia, como Thomas Piketty, advierten sobre los altos niveles de desigualdad que parecen acompañar al capitalismo en perjuicio de millones de seres humanos.

La #Innovación, otra clave del desarrollo

Como lo dice su nombre, innovar significa hacer algo nuevo, novedoso si se quiere, que va más allá de lo conocido hasta el momento y permite, en la práctica, mejorar los procesos de producción especialmente en las empresas a través, por ejemplo, de nuevas tecnologías. He ahí una síntesis apretada de lo que es innovación, término que ya se volvió un lugar común por todos lados, desde los círculos académicos hasta el gobierno y demás organizaciones sociales.

Y de la Irresponsabilidad Social Empresarial, ¿qué?

Como es sabido, el actual boom de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se originó en gran medida por todo lo contrario, o sea, por la Irresponsabilidad Social Empresarial (IRSE, permítanme la sigla), evidente en las últimas crisis financieras globales desde la década de los ochenta.

¡Cuidado con la #LluviaÁcida!

Cada vez que llueve en la ciudad donde ahora reside (Barranquilla, en la costa norte de Colombia), el médico Ernesto Carletti, de origen italiano, teme que caiga de nuevo lluvia ácida, cuyos estragos él mismo ha podido comprobar, a lo largo y ancho del planeta, durante varios años de investigaciones científicas. Su temor no es infundado.

La #Reputación, clave del éxito en las empresas

La reputación es sinónimo de fama, según el diccionario Larousse, mientras el de la Real Academia Española la define como “la opinión que las gentes tienen de una persona”, más en un sentido positivo que negativo: “persona sobresaliente en una ciencia, arte o profesión”. En consecuencia, una persona tiene buena o mala reputación según la imagen que los demás tengan de ella; una buena persona, correcta y respetable, posee buena reputación, como es obvio.

Sí, los valores intangibles tienen más valor

Según James Austin, profesor de la Universidad de Harvard, hay que generar valor económico en las empresas, pero también hay que generar valor social, siendo la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) la gran estrategia corporativa para generar esos valores, en un círculo virtuoso, a los diferentes grupos de interés -stakeholders-.

Los nuevos valores de la empresa

A los empresarios les interesa mucho el valor real de sus compañías. Más aún, si lo piensan bien concluyen que su principal objetivo es que los negocios tengan cada vez más valor, lo cual implica en la práctica ser cada día más ricos. Es lo que pasa también con cualquier persona, pendiente de que su patrimonio (casa, carro, finca, acciones) se le valorice con el paso del tiempo… ¡y cuanto antes, mejor! Así es el mundo de los negocios, al fin y al cabo.

¿Vamos rumbo al fin de la #Desigualdad?

La desigualdad es un problema social de la mayor importancia. Y de él se derivan muchos más, como los conflictos por las tensiones generadas entre grupos de población ante sus notables diferencias entre el nivel de ingresos económicos o simplemente de riqueza. Es la típica diferencia entre ricos y pobres, para dejarnos de rodeos.

Páginas