La vida se abre camino

Nadie pone en duda que la sexta extinción masiva está en marcha, menos aún que el causante de esta, al menos el principal, es el homo sapiens.

La fecha clave parece que se data hace unos 10.000 años cuando apareció la agricultura, agravado recientemente por la llamada revolución industrial que aceleró la expoliación de recursos naturales, contaminación de suelos, masas de agua, atmósfera, pérdida de biodiversidad…

Parece claro que el Holoceno, periodo geológico actual, quedará marcado por la  actividad humana y sus efectos a nivel planetario. Esta actividad humana y sus consecuencias son comparables a un evento de extinción global, como los populares meteoritos, eventos volcánicos o glaciaciones.

En cualquier caso, el objeto de este post es conocer como la naturaleza consigue sobrevivir a estas actividades humanas, incluso aprovechar estas actividades humanas en su beneficio. Volviendo a las extinciones masivas, si el planeta ha sufrido cinco de estas, es porque la vida siempre reaparece, adaptándose a las nuevas circunstancias.

Os presento dos ejemplos cercanos de como la vida se abre camino incluso cuando el ser humano está presente: Las Lagunas de Campotéjar, en Murcia y el Embalse del Hondo, en Alicante.

  • Lagunas de Campotéjar (Murcia). Se trata de 5 lagunas que formaban parte de la antigua EDAR por lagunaje, de Molina de Segura.

Al dejar de ejercer su función original, por la puesta en marcha de la actual EDAR, estas lagunas sufrieron un proceso de naturalización, que implicó la aparición de flora y fauna de cierta importancia. Comenzó a aparecer diversa avifauna con especies protegidas como la Cigüeñuela común, Avoceta común, Alcaraván común, Pato colorado, Cerceta Pardilla, Tarro blanco, Charrán común o Chorlitejo patinegro, el listado es extenso incluyendo Zampullines, Somormujos, garzas, garcetas, andarríos, porrones…

Pero el emblema de estas lagunas es la constatación de la presencia de numerosos ejemplares, incluso de parejas reproductoras, de  Malvasía Cabeciblanca (Oxyura leucocephala).

 

Actualmente es un humedal protegido por varias figuras legales, destacando entre ellas la catalogación como zona ZEPA[1] o LIC[2] y obteniendo en el año 2011, la declaración como sitio Ramsar[3] realizándose en el distintos proyectos de conservación, o con carácter divulgativo y educativo.

En definitiva, solo hizo falta el abandono temporal de estas lagunas, para que la vida apareciese en todo su esplendor.

  • Lagunas del Hondo (Alicante). Antiguas Lagunas desecadas, recuperadas como embalses para agua de riego.

Los actuales embalses de Poniente y Levante, que constituyen el Embalse del Hondo, se ubican en los terrenos donde hasta el siglo XIII, existían unas lagunas naturales que formaban parte de la Albufera de Elche. Estas lagunas se colmataron por un aporte natural, aunque favorecido por aterramientos para poder ganar tierras para cultivo.

A partir de año 1923, se comienzan a recuperar estas lagunas como embalses de riego para la Comunidad de Regantes, denominada Riegos de Levante. Son dos embalses, de Poniente y de Levante, separados por una canal intermedio de distribución.

Esta “recuperación”, aunque no con fines medioambientales, posibilitó la restauración de la flora y fauna típica de estas lagunas costeras. Aparece vegetación halófila característica de los saladares peninsulares, cómo puede ser Limonium, Halocnemun, Suaeda vera o Salicornia, las masas de agua están rodeadas de masas de carrizo y juncos.

 

Se pueden encontrar especies de animales como el fartet, pez endémico de la zona mediterránea, apareciendo también anguila, mújol. La extensión de las lagunas y la poca profundidad de estas, llevan a una gran abundancia de especies de aves. Entre  la importante avifauna, la que aporta más riqueza biológica al parque, destaca también la Malvasía Cabeciblanca, y la cerceta pardilla, con poblaciones muy importantes a nivel mundial, existiendo gran abundancia de garzas, avocetas, cigüeñuelas, fochas, águila pescadora, aguilucho lagunero y gran variedad de anátidas. En épocas invernales se han llegado a superar los 30.000 ejemplares.

El Hondo fue declarado Parque Natural y está incluido en el convenio internacional Ramsar de protección de las zonas húmedas,  así como es considerado una zona ZEPA, según directiva europea.

Estos dos casos apoyan la idea de que la naturaleza no es controlable, que aprovecha cualquier resquicio que le podamos dejar para surgir. A pesar de estar situados en  entornos antrópicos y expoliados históricamente, estas lagunas han conseguido una cierta estabilidad ecológica.

La vida siempre ha vuelto a renacer después de cada extinción masiva, eso es cierto, pero cumpliéndose una condición inicial: la desaparición del agente causante de esta. Como comentábamos al inicio, la causa principal de la sexta extinción es la actividad del homo sapiens, tic-tac, tic-tac.


[1] Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), según directiva europea 79/409/CEE

[2] Lugar de Interés Comunitario (LIC), zonas especiales de protección, según directiva 92/43/CEE, y que se integraran en la Red Natura 2000

[3] Convenio internacional Ramsar, cuyo objetivo es la protección de los humedales de importancia internacional