Marcado CE en Depuración de Aguas: nuevas normas para tratamientos secundario y terciario

Recientemente AENOR a publicado dos nuevas normas de la serie UNE-EN 12566 “Pequeñas instalaciones de depuración de aguas residuales para poblaciones de hasta 50 habitantes equivalentes”, ampliando así la serie que en la actualidad consta ya de siete normas.

El Comité Técnico CEN/TC 165 (Ingeniería de las aguas residuales), bajo un Mandato del la Comisión Europa al CEN, ha sido el responsable de estas dos nuevas normas:

  • UNE-EN 12566-6 “Unidades de depuración prefabricadas para efluentes de fosas sépticas”.
  • UNE-EN 12566-7 “Unidades prefabricadas de tratamiento terciario”.

Ambas normas, que recogen los requisitos, los métodos de ensayo, la evaluación de la conformidad y el marcado CE de las unidades de tratamiento secundario (parte 6) y terciario (parte 7) prefabricadas, completan la serie que consta de otras 3 normas (partes 1, 3 y 4) y 2 códigos de buenas prácticas (partes 2 y 5) para la depuración de aguas residuales en poblaciones inferiores a 50 habitantes equivalentes.

Ambas normas siguen la línea desarrollada en la parte 6, correspondiente a plantas de depuración prefabricadas y/o montadas en su destino, si bien introducen algunas novedades importantes como la necesidad de declarar la reacción al fuego de los materiales de fabricación de la planta, según la norma EN 13501-1, así como las emisiones de sustancias peligrosas utilizadas en su fabricación.

Otra de las importantes novedades, en este caso incluida sólo en la parte 3, es la posibilidad de realizar ensayos para estimar la reducción de microorganismos que es capaz de obtener el tratamiento ensayado, y que hasta la fecha no se había contemplado en ninguna de las normas de la serie. Esta inclusión está relacionada con la intención del Grupo de Trabajo 41 del CEN, encargado de la elaboración de esta serie de normas, de intentar incluir en las normas de la serie EN-12566 todos los requisitos técnicos solicitados por los distintos países de la UE para la comercialización, instalación y puesta en funcionamiento de este tipo de pequeñas unidades de tratamiento de agua residuales.

En este sentido tuvo lugar el pasado mes de Octubre en la sede del CEN en Bruselas el seminario “National Requirements for SWWTPs < 50 PE in Europe”, organizado por el GW41 con el objetivo de conocer e identificar los distintos requisitos nacionales y estudiar cómo pueden ser incluidos dentro de las futuras normas o revisiones de la serie. En este seminario tuve la oportunidad de exponer personalmente la situación española, y los asistentes pudieron observar, tras la exposición de los distintos países, la disparidad tan grande de criterios y requisitos que existen dentro de los Estados Miembros a la hora de comercializar e instalar unidades de tratamiento de aguas residuales para poblaciones inferiores a 50 hab-eq, tras cumplir con los requisitos de la EN-12566. Estas discrepancias no se muestran sólo a nivel interestatal, sino que también son numerosos los casos en que se observan grandes diferencias intraestatales, como es el caso de España.

Con estas dos nuevas normas se completa la serie EN-12566 para pequeñas plantas de tratamiento de aguas residuales por debajo de 50 habitantes equivalentes, cubriéndose tanto los tratamientos primarios (partes 1 y 4), secundarios (parte 6) y terciarios (parte 7) de forma individualizada, como los sistemas de depuración compactos (parte 3) e incluyéndose códigos de buenas prácticas para sistemas de regeneración de aguas mediante infiltración en el terreno (parte 2) y filtración (parte 5).

El certificado de conformidad y la declaración de conformidad CE para este tipo de productos de la construcción es emitido por el propio fabricante (sistema 3) o su representante autorizado establecido en el Espacio Económico Europeo, quién lo emitirá una vez alcanzados los distintos requisitos reflejados en las normas y que a grandes rasgos son:

  • Requisitos de diseño.
  • Capacidad de soporte de carga
  • Eficiencia de depuración (no exigido para fosas sépticas)
  • Estanqueidad del agua
  • Durabilidad
  • Reacción al fuego (sólo tratamientos secuandarios y terciarios)
  • Sustancias peligrosas (sólo tratamientos secuandarios y terciarios)

Esta conformidad se debe demostrar mediante dos vías: un ensayo de tipo inicial y un control de la producción en fábrica. El ensayo de tipo inicial debe ser realizado por un Organismo Notificado (autorizado) por la UE a tal efecto.

Desde el punto de vista de la eficiencia de depuración se realiza a este tipo de plantas un ensayo para conocer su capacidad de depuración en condiciones estandarizadas que dura unas 45 semanas aproximadamente. Para ello, una unidad se instala en condiciones normales de instalación en laboratorio del Organismo Notificado, quien, siguiendo las indicaciones de la norma y las instrucciones de funcionamiento y mantenimiento del equipo, someterá a la planta a un régimen de caudal hidráulico, carga contaminante y suministro eléctrico que simulará las condiciones reales de trabajo a las que se enfrentarán estas plantas tras su comercialización (puntas de caudal, reducciones de caudal, cortes de suministro eléctrico, suspensión del caudal durante periodos de tiempo), al mismo tiempo que establecerá un calendario de toma y ensayo de muestras de agua, tanto afluente como efluente, a través de cuyos resultados analíticos se podrá conocer la eficiencia depuradora del sistema para los distintos parámetros analíticos básicos(sólidos en suspensión, demanda química de oxígeno y demanda biológica de oxígeno, para tratamientos compactos y secundarios, y nitrógeno y fósforo adicionales para tratamientos terciarios), pudiendo ser ampliable a otros como microorganismos, pH, conductividad eléctrica, etc.

Al mismo tiempo que se estudia esta eficiencia de depuración, también se registran los datos de producción de lodos en la planta y consumo eléctrico de la misma, que se verán reflejados en la documentación del equipo junto con  información sobre el material de construcción, su carga orgánica nominal diaria y su caudal hidráulico nominal diario, así como la capacidad de tratamiento, su estanqueidad o no del agua, la emisión de sustancias peligrosas, su reacción al fuego, su resistencia a la compresión y su durabilidad.

Todos estos datos serán declarados por el fabricante en su etiqueta de marcado CE que acompañará a la documentación de la planta, permitiendo al posible comprador conocer las características del producto y su eficiencia depuradora en condiciones normalizadas antes de realizar la adquisición, y con objeto de poder evaluar la idoneidad del producto para el uso deseado a priori.

Una vez finalizada la elaboración de todas las normas que integran la serie EN-12566 se está procediendo a la revisión de las mismas según los criterios establecidos en el WG41 y que prevé vayan viendo la luz en los próximos años.

Ramón Bouza

Coordinador Dpto. Calidad de Aguas y Director Laboratorio de la Fundación Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua