Observatorio de Nubes: Instalaciones Temporales Madrid

Arquitecto: Carolina González Vives, Ojo de Pez Arquitectura

Contexto: Exposición de Diseño Casa Decor 2015

Colaboradores: Ignacio Peinado, Isabel Negro, Ester Llamazares

Aparejador: Susana Plasencia

Producción: Dorita Mittelman

Año: 2015

 

La azotea aparece como un espacio privilegiado sobre la apretada trama de edificación, como una plataforma vacía, que ofrece un contacto directo con el cielo urbano de enorme amplitud.

El objetivo ha sido preservar esta identidad poco doméstica y consolidar los valores encontrados al empezar. Construir una plataforma como un observatorio atmosferico en un paisaje. La ambición es aprovechar esta localización, para intensificar la percepción del aire y del agua. Al mismo tiempo convertirlo en un mecanismo que señala el enorme potencial de combinar evaporación y sombra para convertir la isla de calor urbana en un oasis.

Se introducen muy pocos elementos: La protección del sol y del agua se resuelve con nubes muy bajas, tres cubiertas inflables que completan en primer plano las formas variables del cielo urbano.

Su construcción es ligera, pone de relevancia el espesor y la densidad del aire, capaces de sujetar las lonas plásticas suspendidas sobre nosotros.

La imponente presencia de la pirámide-lucernario central organiza un recorrido de forma circular, se rodea de vegetación y ritmicamente se oculta tras una gran nube vaporizada central que completa las anteriores, al tiempo que refresca el ambiente. 

La tecnología actual puede optimizar y controlar estos procesos en arquitectura: Los instrumentos de sofware modelizan el movimiento del aire, la radiación de los materiales y las temperaturas; el diseño de la forma de los espacios y la selección de los materiales preservan el máximo tiempo posible el aire refrescado, mejorando la relación entre agua evaporada, energía y sensación de confort.

La geometria propia de pendientes y cubiertas inclinadas de las terrazas se continúa con con planos inclinados que se convierten en una invitación a tumbarse y mirar hacia arriba para contemplar las cosas de otro modo, como si fueran colinas artificiales. Su función es además disminuir la presencia de los petos y muros perimetrales, que cierran el espacio y lo hacen mas encajonado. De igual forma, espejos impresos sobre distintos ángulos cubren las medianeras más altas, para multiplicar a distintas escalas las imágenes del paisaje de nubes y tejados y fijarlas sobre los paramentos.

 

Mara Giattini

 

Fuentes:

  • www.architetturaecosostenibile.it

  • www.plataformaarquitectura.cl