Potabilizar agua con desechos de tomate

La importancia del agua

 

El agua es un recurso escaso del que todos dependemos y cuya disponibilidad va disminuyendo con el paso del tiempo. El agua captada en  ríos, embalses, acuíferos, etc. ha de ser sometida a una serie de procesos que eliminen todas aquellas sustancias que puedan ser nocivas para la salud, logrando así ser apta para el consumo humano.

Estos procesos (pre-oxidación, coagulación, floculación, decantación, filtración y desinfección) eliminan la posible presencia de compuestos orgánicos, metálicos, pesticidas, contaminantes biológicos, olores, sabores, etc. que  pueda presentar el agua. Sin embargo, estos tratamientos pueden resultar costosos en países menos desarrollados.

Con el fin de buscar una alternativa barata y respetuosa  con el medio ambiente, Ramakrishna Mallampati, tutelado por el profesor Suresh Valiyaveettil del Departamento de Química de la Universidad Nacional de Singapur (NUS), ha conseguido, mediante el uso de desechos de tomate como la piel, liberar el agua de una gran cantidad de sustancias contaminantes.

Beneficios de la técnica

 

El equipo de investigación de la NUS ha sido el primero en utilizar estos desechos para purificar el agua desde el año 2012. Durante sus investigaciones, han visto que la piel de tomate es un excelente adsorbente para eliminar metales pesados y compuestos orgánicos presentes en soluciones acuosas. Además, el  tomate es el segundo  producto hortícola más consumido en el mundo, lo que facilita la disponibilidad de este producto a la hora de llevar a cabo el tratamiento.

Por otro lado, aparte de conseguir eliminar contaminantes presentes en aguas, se cree que está técnica podría beneficiar a aquellas zonas rurales donde los recursos económicos son escasos para implantar una  estación de tratamiento de aguas potables (ETAP) y donde este tipo de materiales están mucho más accesibles.

El futuro: ¿alternativa viable?  

 

Es posible que la idea de utilizar restos vegetales la hayan obtenido de otras prácticas en las que se utilizan desechos vegetales, como la producción de biomasa residual o la producción de compost.

A primera vista, esta técnica parece tener más pros de contras y parece claro que en un futuro se tendría que hacer un estudio de la viabilidad de implantarse a mayor escala. También parece que la idea de utilizar estos residuos podría favorecer a países menos desarrollados permitiéndoles obtener un sistema óptimo de tratamiento del agua que se podrían permitir.

En cualquier caso, está claro que hoy en día los científicos necesitan buscar alternativas que desarrollen métodos para tratar el agua más eficientes, de bajo coste, consumiendo una mínima cantidad de energía y compuestos químicos y causando el menor impacto en el medio ambiente y que ha día de hoy, van por buen camino.

FUENTE:

Ramakrishna Mallampati and Suresh Valiyaveettil.

Application of tomato peel as an efficient adsorbent for water purification- alternative biotechnology? RSC Advances, 2012, vol. 2, no 26, p. 9914-9920.