smart city expo world congress

Greencities

Profesor Carlos Moreno (@CarlosMorenoFr): de Quito hacia Bogotá, pasando por Medellín

Amigo Lector,

Tal y como me comprometí, mi tradicional columna del miércoles, esta vez desde Bogotá, Colombia.

Un momento intenso en mi vida, en mi reencuentro con América Latina, gracias a la invitación de Quito para Ciudades Digitales 2013 y de Smart City Bogotá, tal y como lo expresé en mi post imprevisto de ayer “De un septiembre a otro”.

Llegando a Bogotá, cuando estas líneas sean publicadas estaré a punto de intervenir en esta conferencia internacional, junto a numerosos colegas y amigos de la comunidad internacional y latinoamericana.

Al final de este texto, encontrarán mi slide-show, que será publicado simultáneamente por el portal español I-AMBIENTE, con quien he establecido una colaboración cercana, que trata de apoyar a uno de los esfuerzos de mayor calidad en el sector del medio ambiente y la inteligencia territorial en el mundo hispánico.

Después del éxito rotundo del XIV Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, sigue ahora en la capital colombiana Smart City Expo y conferencias.

Quisiera hoy, antes de intervenir, expresar mi impresión altamente positiva de haber visitado Medellín, junto a Pilar Conesa, Directora de Smart City Expo y del Congreso de Barcelona, y coorganizadora del evento de Bogotá.

Me desplazo por el mundo entero de manera permanente, y quisiera resaltar la visión, estrategia y profundidad del conjunto de las fuerzas vivas de Medellín, no sólo en el diagnóstico, análisis y plan de trabajo, sino igualmente y ante todo en los resultados obtenidos en la gran tarea desarrollada para transformar radicalmente esta ciudad, que fue tristemente conocida por sus horas de violencia, gansterismo, emporios de la droga y la zozobra, que fue su ritmo de vida hace ya 30 años.

Una convergencia de pensamiento y de acción de TODOS los estamentos de la ciudad, bajo el impulso de las nuevas autoridades, en particular del actual Gobernador de Antioquia, quien fue Alcalde de Medellín, el profesor Sergio Fajardo, que le permitieron trazarse un derrotero bajo el lema “En Medellín todo por la vida, del miedo a la esperanza”.

 


 

Necesitaría muchas páginas y horas para escribir de manera detallada lo que he visto y que conocía antes por las vías de la virtualidad. Una vez más, la verdadera vida, #IRL, su hibridación cotidiana, muestra que la creatividad y la innovación, cuando son concebidas y desarrolladas siguiendo una visión, una estrategia, una metodología, compartidas y que se proyectan de manera incremental, heurística, en el mundo real para transformarlo colocando el ciudadano, los usos y los servicios al centro, es la vía de la real transformación en profundidad.

 


 

Medellín, no hay duda alguna, y lo digo en tanto que científico, innovador, emprendedor,  especialista internacionalmente reconocido y sin ningún espíritu de “favoritismo local”, se sitúa en el primer rango de las ciudades cuya inteligencia brilla en el firmamento mundial por su capacidad innovadora en el triple ámbito que constituye el eje de mi pensamiento: la inclusión social, la inteligencia urbana, la revolución ubiquitaria.

  • La inclusión social ha hecho de Medellín una ciudad que, aunque batió todos los records de una criminalidad de alto vuelo, ha sabido apostar por otros valores, la educación desde temprana edad, la cultura, los servicios de proximidad, el dialogo entre generaciones, haciendo del otro un semejante y no un blanco humano, aprendiendo así el respeto por la vida y el respeto del otro como fuente de un comportamiento digno y humano. En el corazón de lo que fue la violencia de Medellín, encontramos ahora lugares de vida publica intensa para grandes y chicos, del nivel de cualquier gran capital europea, colegios, escuelas, centros de iniciación para el emprendimiento, lugares permanentes de formación, de aprendizaje, de saber, de compartir, arte callejero en los muros, que contribuyen a exorcizar ese pasado, jóvenes guías quienes con orgullo cuentan la historia de esta nueva vida, bancos, antes inexistentes, servicios públicos de calidad, agua, saneamiento, recolección de basuras…
  • La inteligencia urbana ha significado igualmente invertir para mejorar las condiciones básicas de vida, las calles, la movilidad, la inter-modalidad, la habitación, las infraestructuras básicas. Y, más allá, innovaciones de rango mundial tales como la construcción, en el corazón de las comunas más difíciles, de servicios llevando el Metro Cable, elemento de ruptura, que marca una voluntad de incluir, de mezclar, de crear una dinámica colectiva, edificios modernos de vivienda de apartamentos, canchas de deporte de alta calidad, construcciones de arquitectura ultra-modernas, escaleras eléctricas en barriadas pobres empinadas, puentes en madera post-modernas, uniendo barrios que antes eran territorios de batallas llevados por odios asesinos y desprecio de la vida etc., que no solamente transforman la vida de los habitantes,  sino aún más se han convertido en algo que siempre resalto en mis intervenciones y considero capital, fuente de identidad, de orgullo y de apropiación, para vivir juntos en la diversidad.

 


 

  • La revolución ubiquitaria está presente de manera profunda, arraigada; la tecnología del metro cable, francesa, que nos es familiar en la estaciones de ski, fue completamente hackeada, para convertirá en un poderoso instrumento de sociabilidad bajo todas sus formas. Las redes de todo tipo, las redes sociales la enseñanza y el aprendizaje de las nuevas tecnologías, su utilización masiva bajo todas sus formas, han constituido unos poderosos espacios de empoderamiento, de enraizamiento, de cristalización, dándole así su completa vida a la expresión de hacer innovación punta, al servicio de los usos y servicios ciudadanos.

 

 

No se trata de tener una ciudad ideal, con un QI más grande en lo absoluto… Se trata de vivir en una ciudad siempre con su contexto, su historia, su entorno, sus características que le son propias… Es lo que considero debe ser prioritario, construir una ciudad viva, en la cual los avances se den desde una perspectiva de progreso social, urbano y en la cual la inteligencia ubiquitaria contribuya a aportar una poderosa transformación.

Es un trabajo de largo alcance, 10 años de una actividad bajo la misma estrategia convergente de todas las fuerzas viva y esto es algo esencial, con una perspectiva clara. Un esfuerzo público, financiero importante al igual que una contribución privada, marcando un compromiso estratégico con la ciudad.

 

 

Quisiera resaltar dos elementos para terminar: una estructura dedicada a este ambicioso proyecto del alcalde de la ciudad hace 10años. RUTA_N, con un formidable equipo, creó un espíritu de adhesión colectivo, no sólo por su capacidad a comprender las profundad necesidades vitales, sino aún más, crear las condiciones de la aceptabilidad social de los cambios a realizar. Los “Talleres del imaginario” fueron así, entre otros, un elemento clave en esta movilización colectiva.

 

 

La capacidad de emprendimiento, con la ACI y la capacidad de inversión con el esfuerzo financiero de la Empresa Pública de Medellín, quien siendo pública es la segunda empresa colombiana, pujante y de carácter multi-latina… La alianza público-privada traduce igualmente una capacidad de sinergia mayor, para así en el largo, mediano y corto plazo movilizar de manera coherente todas las energías.

Aún queda mucho trecho por recorrer y todos los interlocutores son conscientes de ello; una vez más, no es el objetivo último. Lo primordial es ante todo el camino que se toma, que se traza y, en esto, Medellín es sin duda un ejemplo para el mundo, tal como el Wall Street Journal ha reconocido: ciudad más innovadora en el 2012.

Medellín, caminante de la innovación social, de la inteligencia urbana, de la revolución ubiquitaria, sí se hace camino al andar… Reciban mi admiración por el trabajo realizado!

Amigo lector, sensible a la inteligencia urbana, a las Smart Cities… considero que esta visión de la Living City, es más que nunca la actualidad…, como Medellín, todo por la vida, vivir en una ciudad viva, Live in a living City!

Bogotá, octubre 2013