Smart Cities: FI-WARE en Santander, “De Ecosistemas y Plataformas”

Hace unos días, del 16 al 18 de Octubre de 2013 concretamente, tuvo lugar el evento FI-WARE en Santander. Al ser un evento especializado, posiblemente pasó bastante desapercibido para el público; sin embargo, lo que allí se trató puede tener gran transcendencia para las Smart Cities europeas en los próximos años.

Pero, vayamos por partes:

¿Qué es FI-WARE?

Es el proyecto principal dentro de la iniciativa FI-PPP (Future Internet Public-Private Partnership Programme) de la Comisión Europea. Su objetivo es crear una plataforma tecnológica sobre la que se puedan crear todo tipo de aplicaciones relacionadas con Internet. Facilitando su desarrollo y despliegue mediante el uso de módulos y conectores genéricos. No está orientado en exclusiva a las Smart Cities, pero es un capitulo muy importante para este proyecto.

Para conocer el proyecto con más precisión y alcance:

¿Qué importancia puede tener para las Smart Cities?

En primer lugar, debo aclarar que considero que las TIC en las Smart Cities son una herramienta, no un fin en sí mismo. Sin duda, es uno de los “ingredientes” fundamentales para poder construir Smart Cities, pero no es más importante que los demás y, desde luego, no es el “ingrediente” más difícil de conseguir.

Afortunadamente esta visión va calando muy rápidamente entre todos los actores, y muchos ya están evolucionando en sus proyectos, de lo que es una “ciudad tecnológica”, a un concepto de verdadera Smart City.

No obstante, una vez diferenciado entre herramientas y fines, a la hora de desarrollar proyectos todos queremos contar con las mejores herramientas que aumenten nuestra productividad y mejoren el resultado. Conocida es la frase “Si tienes que cortar un árbol, dedica un 90% de tu tiempo a afilar el hacha”.  Aquí es donde entra FI-WARE como herramienta común sobre la que construir aplicaciones y servicios para las Smartcities.

¿Y por qué puede tener ese impacto?

Varios son, a mi juicio, los elementos que pueden garantizar el éxito de esta iniciativa:

  • Es una apuesta europea. Nace de Europa y tiene su apoyo político y financiero mediante sucesivas “calls“. Es una alternativa a las opciones “americanas” diseñada con mentalidad y cultura europea (especialmente importante en lo relativo a los temas de seguridad, privacidad, etc).
  • Es una plataforma “Cloud”, con todo lo que eso implica en facilidad, escalabilidad, precio,…
  • Tiene orientación al dato. Tanto al “Big Data” como al “Open Data”.
  • Está diseñada para conectar mediante “conectores genéricos” todo tipo de dispositivos (Internet de las cosas), servicios, aplicaciones, infraestructuras, y repositorios de datos.
  • Es una plataforma común sobre la que desarrollar todo tipo de servicios y aplicaciones  con dos criterios muy importantes: la interoperabilidad y la reusabilidad.

Pero la clave maestra está en el ECOSISTEMA. La innovación en las Smart Cities es abierta por definición. No podemos pensar en una innovación dirigida, organizada por las instituciones y contratada a grandes empresas. La innovación surgirá de la colaboración entre administraciones, empresas, universidades y smartcitizens, que en un entorno donde las barreras de acceso al conocimiento son cada día mas bajas, interactúan generando ideas, productos y servicios innovadores.

No nos engañemos, esto no surge por generación espontánea. Crear y dinamizar estos ecosistemas, y “empoderar” a sus miembros facilitándoles conocimientos y herramientas, necesita de tiempo y esfuerzo. Y en esta tarea la colaboración público-privada es esencial.

Mi percepción es que los promotores de FI-WARE sí tienen clara esta necesidad de generar ecosistema. Y que en los próximos meses va a haber financiación europea y múltiples acciones para lograrlo. En esta línea va también el FI-LAB ya operativo y visible:

Así pues, podemos encontrarnos ante una oportunidad única para generar en los próximos años una gran corriente europea de innovación en Smart Cities que suponga un “salto cuántico” en su estado. Todo ello generado desde un potente ecosistema de innovación abierta apoyado tecnológicamente en esta plataforma común (FI-WARE).

Ese es el reto y la apuesta europea, el tiempo nos dará los resultados. ¿Seremos capaces de aprovechar esta oportunidad?