Smart City: ¿Podemos tener ciudades más inteligentes, pero con calidad de vida?

Por favor, dese un tiempo, converse con sus cercanos o haga memoria y dígame si no es verdad lo que le voy a decir: cada vez es más común escuchar a gente reclamando que la ciudad en la que vive es menos amistosa, que están cansados de los tacos, del transporte público, la contaminación, de las colas para trámites y de estar permanentemente preocupados por temas de seguridad. Al mismo tiempo, pregunte si no considera, por decir lo menos, pobre el trato que estamos teniendo con el medio ambiente y si no cree que la escasez de energía es un tema que muy pronto nos va a afectar a todos.

¿Estuve cerca? Me imagino que si usted forma parte del no despreciable 86,9% de los chilenos que actualmente vive en zonas urbanas, me encontrará razón. A ello, súmele el hecho de que la población seguirá aumentando y que nuestras ciudades no se han caracterizado especialmente por su planificación, sino que por su crecimiento en forma explosiva.

La pregunta que nace en este preocupante contexto es qué podemos hacer para tener ciudades más inteligentes, en las que avancemos hacia una mejor calidad de vida. Los nuevos tiempos no sólo atraen a la gente a vivir a las grandes ciudades, sino que también traen consigo tecnologías que, usadas inteligentemente y con planificación, pueden ayudar a disminuir los mencionados problemas.

Hoy ministerios, universidades y sociedad civil comienzan a avanzar en el tema, pero: ¿Qué nos detiene para avanzar?

  1. Si bien la solución es parte de la discusión pública, no se considera (increíblemente, en el siglo XXI) a las tecnologías como parte de esas posibles soluciones. Es decir, seguimos tratando de resolver los problemas de siempre con las herramientas de siempre, teniendo, por supuesto, los resultados de siempre.
  2. Falta de iniciativas públicas-privadas. Revise el caso de Ámsterdam, ciudad modelo donde se juntan empresas, instituciones públicas, academia y organizaciones de la sociedad civil, impulsando más de 40 proyectos concretos en pos de tener una mejor ciudad.
  3. No parece ser relevante para la clase política avanzar en tener ciudades más amigables y a la medida del ciudadano. Es cosa de ver qué están (o no están) proponiendo hoy los candidatos a ocupar la silla presidencial.

Estando en período electoral, le sugiero que escuche y se informe sobre los programas de sus candidatos, que les pregunte por Twitter u otro medio qué están haciendo para que usted no termine asfixiado en una ciudad poco humana. Exíjales que se preocupen por usted, no acepte excusas, vaya a votar y, por favor, comparta esta columna. No olvide, la opinión pública parte por usted.

Por Diego Cooper, @cooperto

Director Smart Cities, Fundación País Digital, @fpaisdigital