Técnicas emergentes en valorización de #Residuos

Vicente Aparici Moya

Patrono Fundación Economía Circular

 

Los datos de tratamiento de residuos en España, muestran una situación no demasiado recomendable y que lógicamente requiere de una mejora considerable. Frente a un objetivo de vertido cero, nos situamos en el entorno del 55% de residuo a vertedero, mientras que el volumen de reciclado estaría en torno al 35% y tan solo un 10% sería valorado energéticamente.

Esto contrasta fuertemente con países como Alemania donde solo un 5% va a vertedero, mientras el volumen de reciclado alcanza el 65% y la valorización energética supone alrededor del 30% en el volumen total de residuo tratado.

En la ponencia de residuos que aprobamos el pasado año 2015 en el Senado, ya dejamos dicho que esta situación deberia cambiar y hacíamos las propuestas adecuadas para ello, en vista de las sugerencias recogidas de todos los participantes (públicos y privados) en las misma y del propio cumplimiento de la Directiva 98/2008/CE que prioriza reciclaje (enfoque multi-R) primero y valorización despues frente a la eliminación en vertedero.

En el caso de la valorización energética se trataría pues prácticamente de triplicar el nivel de tratamiento, lo que significa también un aumento considerable de inversión en nuestro país en plantas que utilicen las diferentes tecnologías.

Cuando hablamos de valorización energética, tendemos a pensar en la más utilizada hasta la fecha, como es la incineración, pero existen otros tratamientos térmicos emergentes que deberíamos también tener en consideración para el futuro próximo y de los que haremos alguna referencia en este artículo.

Consideramos tecnologías emergentes, aquellas diferentes de las convencionales de incineración y que no cuentan con grandes referencias en los países de nuestro entorno, Unión Europea, aunque existan en otros lugares. Estamos hablando básicamente de pirólisis (la más valorada), gasificación (la más conocida y experimentada) y plasma.

PIRÓLISIS

 

La pirólisis se basa en la descomposición térmica de un material en ausencia de oxígeno o cualquier otro reactante. Con esta tecnología se obtienen diferentes productos útiles en función de la tecnología utilizada. Carbón vegetal, aceite pirolítico, o gas de síntesis. Es una de las tecnologías más valoradas ambientalmente con la que se sigue investigando mucho para conseguir experiencias comerciales más exitosas.

GASIFICACIÓN

 

La gasificación es la oxidación parcial del residuo de forma que se genera un gas de síntesis o syngas compuesto principalmente por monóxido de carbono, hidrógeno, metano y algunos hidrocarburos ligeros. Es una mezcla con poco poder calorífico. Es una técnica de la que existen algunas experiencia exitosas, especialmente en Japón, todas ellas basadas en la posterior combustión del gas. La introducción del gas en generadores presenta aún alguna dificultad.

PLASMA

 

Respecto del plasma. Es una variante de la gasificación que se basa en la utilización de antorchas, a través de una corriente eléctrica de alto voltaje, para ionizar el aire y crear altas temperaturas. Es lo que llamamos una atmosfera de “plasma”. Es una tecnologia de baja capacidad, con pocas experiencias y no muy desarrolladas.

En estos momentos se trabaja mucho en lo que podríamos denominar la cuarta tecnología emergente que se referiría a aquella que produciría combustibles de segunda generación a través de procesos químicos o biológicos. En este momento existen varias plantas piloto en nuestro país y alguna experiencia de proceso industrial.

Una breve descripción de técnicas que van a ir abriéndose paso en nuestros sectores ambientales y con las que deberemos contar para alcanzar los niveles de valorización de residuos que nos serán necesarios, en busca de nuestro objetivo de vertido cero. Obviamente desde el máximo respeto al enfoque de ECONOMÍA CIRCULAR por el que debemos trabajar con insistencia.