Todo lo que hay que saber sobre casas ecosostenibles

Los términos ecológico y sostenible están a la orden del día en muchos ámbitos de la sociedad. Ya sea cuando se habla de vehículos, de alimentación e incluso de viviendas sostenibles o edificios verdes. Pues bien, un hogar sostenible es aquél que ha sido diseñado con la idea de utilizar la energía, los recursos naturales y el agua para reducir la cantidad de residuos y la contaminación generada.

Componentes de las casas eco sostenibles

Hay algunos componentes básicos para un hogar ecológico que son cruciales para colocarlo en esta categoría. En primer lugar, debe conservar los recursos naturales que se usan en el hogar. En segundo,  tiene que ser eficiente en el uso del agua y la energía. Además, debe reducir la cantidad de residuos y materiales tóxicos generados, así como mejorar la calidad del aire en el interior de la vivienda.

El resto de edificios que no son ecológicos generan una gran cantidad de residuos, así como desechos que suponen cifras que nunca pensaríamos. A pesar de lo que generalmente pensamos, el consumo de energía y la emisión de residuos y gases que genera una vivienda es superior al impacto que producen los coches, por ejemplo. En el caso de los vehículos, sólo afectan al medio ambiente mientras están en uso, pero la vivienda está en uso los 365 días del año y a todas horas.

“Cada año, las casas no eco sostenibles suponen el 65% del consumo de energía, el 39% de emisiones de gases de efecto invernadero, el 30% del consumo de materias primas, el 12% de consumo de agua y el 30% del total de residuos generados.”

¿Por qué elegir casas eco sostenibles?

Hay un sinfín de razones para elegir una casa ecológica sobre cualquier otra opción de vivienda. En términos monetarios, lo importante es que permiten ahorrar mucho dinero, en cuanto a facturas de energía y agua, y ecológicamente hablando permiten ahorrar recursos naturales. Además, son una opción más saludable para personas que tienen alergias y asma debido a que el aire dentro de la vivienda es más puro y menos contaminado.

Finalmente, las viviendas eco-amigables ayudan a proteger el medio ambiente, que nos permite conservar el planeta y sus recursos para nuestras futuras generaciones.

Una forma más sencilla de crear un hogar ecológico es usar muebles ecológicos. Actualmente se está poniendo muy de moda la reutilización de los palés de construcción para mobiliario del hogar, así como también muebles hechos de otros materiales como caucho u otros deshechos materiales. Los muebles de bambú también son una excelente opción, pues es un recurso renovable, fácil de limpiar y duradero.

En conclusión, vivir en un hogar sostenible no es difícil y cada uno puedo aportar su granito de arena, que además de contribuir con el medio ambiente le va a suponer un ahorro considerable en el bolsillo. 

En algunas ciudades españolas, donde la conciencia ecológica está presente en sus habitantes es fácil tener un hogar sostenible. Alquilar una casa en Girona con estas características será más sencillo que hacerlo en una ciudad donde ser verde no esté tan a la orden del día.