Ventajas de abandonar nuestro coche por uno eléctrico

Cada vez más fabricantes de automóviles están apostando por los vehículos eléctricos como alternativa a los clásicos consumidores de gasolina o diésel. Algunos están reinventando sus modelos anteriores también en la versión eléctrica, pero la mayoría crea modelos propios y especializados para este tipo de vehículos.

A continuación vamos a detallar las ventajas de estos vehículos. Acabarás convenciéndote de que la inversión inicial merece la pena, aunque tengas que pedir un crédito rápido para hacerte con uno de ellos.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de vehículos?

 

Desde el punto de vista medioambiental, la respuesta es clara. 0 emisiones de COfrente a los 100 g/km o hasta los 300g/km que emiten los más contaminantes.

Aunque es cierto que para la generación de la energía eléctrica que mueve este tipo de coches también se emite contaminación, los niveles son inferiores que los que se producen con la combustión fósil de los vehículos tradicionales.

La eliminación de la contaminación acústica también es un dato remarcable, sobre todo en ciudades grandes como Madrid o Barcelona, donde se nota este tipo de contaminación en las calles más transitadas. Este tipo de coches prácticamente no emite ningún ruido. Ya se puede notar en muchos de los taxis que hay en Barcelona, que son eléctricos.

Además, desde el punto de vista económico, las ventajas de estos vehículos eléctricos son destacables. El precio por cada 100 kilómetros está alrededor de un euro, mientras que los coches diésel, con un consumo medio de 5,5 litros por 100km, pueden suponer 7,30 euros cada 100 kilómetros.

Cabe destacar también la rebaja de los impuestos que afectan a este tipo de vehículos, ya que los gobiernos quieren incentivar el uso de estos vehículos. Además el precio del seguro también se suele ver reducido, por el perfil y características de sus usuarios y por las características de estos coches, que no pueden ir tan rápido como los coches de combustión.

El coste del mantenimiento del coche también es menor ya que este motor tiene menor probabilidad de fallar debido a que tiene menos partes móviles, por lo que las reparaciones futuras son menores, así como el coste de las mismas.

Si bien es cierto que la conducción de este tipo de vehículos requiere un periodo de adaptación, el cambio merece la pena, ya que estos coches son mucho más maniobrables, aceleran de forma casi instantánea y el frenado es mucho más controlado.

En cuanto al aparcamiento, hoy por hoy, este tipo de vehículos son un privilegio. Sobre todo en grandes ciudades donde el precio del alquiler de plazas de parking es desmesurado, se les permite aparcar en zonas azules totalmente gratis y sin tener que cambiar el ticket de la hora, ganando tanto en comodidad como en reducción de gastos.

Como vemos, son muchas las ventajas de cambiar a un coche eléctrico. Y aunque hoy en día todavía no se ven muchos por las calles, se trata de un valor en alza que acabará cambiando la forma en la que concebimos nuestra movilidad.

Y tú, ¿qué opinas de los coches eléctricos?