← Volver

Entrevista a JULIA DÍAZ

INSTITUTO DE INGENIERÍA DEL CONOCIMIENTO

Julia Díaz (@DiazIesees Doctora Ingeniera en Informática y Profesora asociada en la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid (EPS-UAM), así como Directora de Innovación del área denominada Health and Energy Predictive Analytics en el Instituto de ingeniería del conocimiento (IIC). Es una experta de ámbito nacional en la aplicación de las nuevas técnicas analíticas relacionadas con el Big Data y la ingeniería algorítmica a campos de conocimiento punteros como la predicción y gestión inteligente de la salud y la energía. Ha participado en importantes proyectos relacionados con estos campos como son: el Proyecto CENIT VERDE sobre el desarrollo tecnológico de los vehículos eléctricos y el Proyecto GAD sobre la mejora en la Gestión Activa de la demanda eléctrica, entre otros.

 

EL CONOCIMIENTO ES PODER

 

Como anticipó Francis Bacon en los albores de la Ciencia Moderna, el conocimiento es un fruto que emana de la experiencia y es la base de un gran poder. A la hora de solucionar los grandes problemas del futuro y enfrentarnos a nuestros más ambiciosos retos, ya sean personales o profesionales, individuales o colectivos, es imprescindible contar con un conocimiento exhaustivo de la realidad que nos rodea.

Eduardo Prieto: El Instituto de ingeniería del conocimiento (IIC) es consciente de este hecho y por eso su labor consiste en convertir todos los datos que nos rodean (internet, redes sociales, sistemas de telecomunicaciones, infraestructuras y servicios, administraciones públicas, etc.) en información útil y, finalmente, en conocimiento aplicable. ¿Cómo conseguís en el IIC exprimirle el jugo a todo el potencial de los datos que nos rodean? ¿Podrías explicarnos en qué consisten las nuevas técnicas analíticas que desarrolláis en el IIC en materia de ingeniería computacional y la floreciente cultura tecnológica que está apareciendo gracias a estas técnicas?

Julia Díaz: Efectivamente, desde hace 26 años, uno de los objetivos del IIC es poner en valor el conocimiento para las empresas. Iniciamos nuestra andadura aplicando técnicas de Inteligencia Artificial, Ingeniería del Conocimiento y hemos ido evolucionando aplicando técnicas de minería de datos, algoritmos y metodologías propios. Ahora la tendencia de moda es Big Data, que ha supuesto para nosotros una transición natural. El resultado de la aplicación de estas técnicas se refleja en nuestros productos y servicios, basados en investigaciones internas y en colaboraciones.

  

Para nosotros, la investigación es una prioridad. Por ello, un 75% del multidisciplinar equipo del IIC está formado por licenciados, ingenieros superiores, doctores, catedráticos y expertos de la universidad en la que estamos alojados, la UAM, y de otras. Tenemos convenios de investigación y de colaboración con distintas universidades que facilitan la incorporación de estudiantes de grado, máster y doctorado para que realicen prácticas universitarias o trabajos de investigación, cuyos resultados pueden ser aplicados en los proyectos que llevamos a cabo. Este modelo facilita la incorporación de ideas de jóvenes investigadores familiarizados con las últimas tecnologías.

En relación a nuestra tecnología, la aplicamos siempre estando próximos al cliente y proporcionando respuesta a necesidades del mercado. Después de analizar la información de partida, habitualmente datos de fuentes heterogéneas, aplicamos técnicas de segmentación, clasificación, predicción o prescripción. En vez de explicarlas en esta entrevista, me voy a permitir utilizar algunos vídeos de mi compañero Álvaro Barbero:

 

Eduardo Prieto: Los conceptos Big Data y Data Mining se están poniendo muy de moda dentro del ámbito tecnológico y es sinónimo de nueva tendencia dentro del mundo empresarial y laboral. ¿Crees que existe una auténtica Revolución en torno a las nuevas técnicas analíticas como el Big Data o el Data Mining? ¿Cuáles son los campos de aplicación que pueden derivarse de dichas técnicas?

Julia Díaz: En nuestra sociedad se ha llevado a cabo un gran esfuerzo en la captura de información. En cualquier sector, ya sea banca, salud, energía, RRHH, medios sociales… Como resultado, se dispone de grandes Volúmenes de datos, muy heterogéneos y Variados, a los que deseamos acceder de forma Veloz para obtener su Valor. Identificamos así las “4 V” que suelen asociarse a la aplicación de técnicas como el Big Data o el Data Mining en distintos sectores. Es una moda, estoy de acuerdo, pero también es una auténtica necesidad aunque todavía siento que, dependiendo del campo de aplicación, haya escepticismo por parte de los usuarios finales. Los campos de aplicación son muy amplios: todos aquellos en los que se haya recogido información. Nuestra experiencia se centra en sectores como banca; RRHH; energía y utilities; salud, entendida como sanidad y servicios sociales; medios sociales y digitales; e inteligencia de negocio, comúnmente conocida como Business Inteligence.

 

TIMES THEY ARE A CHANGIN’

 

Eduardo Prieto: Como indicas en la anterior pregunta, el gran impacto de esta nueva forma de ver y entender la realidad está desdibujando las fronteras de lo convencional en nuestras vidas y redefiniendo sectores importantes en la economía tradicional. Esta “Revolución Smart” viene de la mano de conceptos como Smart Cities, Smart Grids y, en última instancia, Smart Society, que se están haciendo hueco y configurando la sociedad del s. XXI. ¿Cuál es tu visión de estos conceptos? ¿Cómo ves nuestro futuro de la mano de este desarrollo tecnológico?

Julia Díaz: Efectivamente el término “Smart” unido a distintos campos ha dado lugar a términos como las Smart Cities, o ciudades inteligentes con materiales y sensores que ofrecen datos sobre los que ofrecer valor. En RRHH, mis compañeros hablan de HR (Human Resources) Analytics, ofreciendo valor sobre fuentes de datos de estos departamentos, así como externas. Qué decir del conocimiento de las redes sociales, con aplicación a salud, medios digitales, etc.

En cuanto a la Smart Grid, o red eléctrica inteligente, hemos visto cómo se ha ido almacenando la información de cada uno de los elementos que intervienen. Hemos empezado a ser usuarios de contadores inteligentes, nuestros electrodomésticos comienzan a ser gestionados vía telemática, recibimos consejos horarios de las franjas en las que llevar a cabo nuestro consumo eléctrico y un largo etcétera.

Me gustaría ver nuestro futuro obteniendo cada vez más valor de esta información recogida para optimizar nuestros recursos maximizando nuestro bienestar. Que analicemos la información para tomar decisiones, lo cual coincide con nuestra oferta de valor en el IIC.

 

Eduardo Prieto: Dentro del amplio abanico de aplicaciones que tienen los desarrollos relacionados con Big Data, cabe destacar el ámbito del sector energético y servicios ya que es un nicho fundamental de gran potencial. Estos sectores cuentan con una importancia estratégica para cualquier país debido a las ingentes cantidades de inversión requeridas y al gran impacto que tienen en la vida de muchas personas. ¿Cómo pueden ayudar las novedosas técnicas de ingeniería del conocimiento en la mejora de estos sectores? ¿Cuáles son sus actuales limitaciones y los retos a los que se enfrentarán en el futuro?

Julia Díaz: Nuevamente estas técnicas ayudan a ofrecer Valor sobre los datos. Hay muchas aplicaciones en este sector. No de forma exhaustiva, me permito enumerar la gestión de la demanda, la eficiencia energética, la gestión y simulación del comportamiento del vehículo eléctrico, la predicción de producción de energía renovable, la predicción de demanda eléctrica, el mantenimiento predictivo de aerogeneradores o activos, etc. En las ciudades también estamos aplicando nuestros algoritmos para la optimización en la recogida de residuos o la detección de fugas de agua. 

Hace unos años, las limitaciones que encontrábamos era el acceso a la información. Hablábamos de latencias de refresco elevadas, es decir, la información no llegaba de manera sincronizada en tiempo real. Pero, en la actualidad, quizá la limitación es que la información a veces se encuentra en “silos”, es decir, en reservorios que no se encuentran interconectados y que limitan las posibles sinergias cruzadas debidas a la agregación de la información, pero seguro que este escenario irá cambiando.

 

Eduardo Prieto: Uniendo con la pregunta anterior, me gustaría que nos explicaras qué proyectos ha desarrollado o está desarrollando el IIC en materia energética y de servicios y cuáles son sus objetivos a la hora de alcanzar el paradigma de la Smart Society.

Julia Díaz: En materia energética, el servicio más veterano es el de predicción de producción de energía eólica, EA2. Cada hora emitimos la predicción para los siguientes diez días del 100% de la potencia instalada de nuestro país. El mismo servicio está disponible para energía fotovoltaica, termosolar o para la predicción de la demanda. Numerosos agentes comercializadores acuden al OMIE con nuestros datos.

En relación a la gestión de la demanda, hemos colaborado en proyecto competitivos como el proyecto CENIT “GAD”, enfocado a la investigación en los mecanismos disponibles para la optimización del consumo eléctrico en los hogares; el INNPACTO “PRICE”, cuyo objetivo es dar respuesta a los retos tecnológicos que presentan a nivel mundial los sistemas eléctricos; CENIT “VERDE”, dedicado a la investigación y generación del conocimiento necesario para la futura fabricación y comercialización de vehículos ecológicos a España, básicamente híbridos enchufables (PHEV) y eléctricos (EV); Proyecto Singular Estratégico (PSE) “Redes 2025”, orientado al diseño, especificación y desarrollo de soluciones tecnológicas que permitan la optimización del sistema de distribución mediante una integración de generación, acumulación y consumo distribuidos.

 

Eduardo Prieto: Voy a tirarte de la lengua un poco para que me des unas pequeñas pinceladas de cuáles son vuestras principales líneas de investigación y proyectos futuros en el IIC de cara a seguir mejorando la eficacia y eficiencia del sector energético y servicios.

Julia Díaz: Nuestro objetivo es seguir afianzando los servicios relacionados con la predicción de producción de energía de origen renovable y de la demanda. También continuaremos aplicando nuestro conocimiento en la detección en tiempo real de fraude en el sector energético, aplicación de nuestros algoritmos a eficiencia energética, vehículo eléctrico, mantenimiento predictivo y, por supuesto, Big Data. Mucho Big Data.

Confío en que en la próxima entrevista me presentes como experta en el ámbito internacional, porque esa va a ser otra de nuestras líneas de acción.

 

RENOVARSE O MORIR

 

Eduardo Prieto: Sin duda es un momento de cambio a nivel global y esta Revolución tecnológica nos obliga a plantearnos el I+D+it como la única forma de garantizar un futuro próspero en un mundo cada vez más competitivo. En ese sentido, ¿se encuentra en España el suficiente apoyo institucional y del sector privado para desarrollar proyectos de I+D+it para garantizar su éxito con garantías? ¿En general, se ha producido un cambio efectivo en cuanto a la visión tradicional del I+D+it como gasto operativo, y no como una inversión a largo plazo?

Julia Díaz: Coincido contigo en que la I+D+i es la única forma de garantizar un futuro próspero en el mundo en el que vivimos. En cuanto a los recursos disponibles, a nivel institucional recientemente se ha publicado el Programa Estatal de I+D+i Orientado a los Retos de la Sociedad. Permite dar respuesta nacional a estas necesidades sumando esfuerzos de la gran empresa, la pyme y los organismos públicos o privados de investigación.
Disponemos también de distintas convocatorias abiertas en el CDTI y parece ser que la tasa de éxito en nuestro país en los programas europeos H2020 es bastante alta. Creo que las empresas han dejado de considerar como gasto la I+D+i, dando paso a la incorporación de conocimiento de organismos de investigación. Pero todavía nos queda camino por andar.

 

Eduardo Prieto: Es usual citar la dimensión económica (inversiones, préstamos blandos e incentivos a la inversión) como principal antecedente y palanca de éxito de las políticas de innovación y competitividad, pero me gustaría preguntarte ahora con la “gorra de Profesora” sobre la dimensión académica. ¿Crees que el Sistema educativo español está bien definido para proveer del talento necesario en los campos punteros y está alineado con las necesidades actuales de las empresas?

Julia Díaz: A esta pregunta voy a dar respuesta teniendo en cuenta mi “gorra de Profesora” de la UAM. La Escuela en la que trabajo creo que está pendiente de las necesidades de las empresas mediante distintas iniciativas. Para mí la más importante, además de la incorporación en plantilla de profesores con perfil de empresa, son los programas de prácticas en empresas, que permiten que los estudiantes dispongan de experiencia profesional antes de obtener su titulación. Prueba de que están pendientes de las necesidades sociales, existe también un programa para emprendedores.

Otro aspecto en el que se refleja que las necesidades de las empresas se tienen en cuenta es mediante la creación de Títulos como el de Experto en Big Data y Data Science: Ciencia e Ingeniería de Datos, del que también formo parte. Estos son los ejemplos que vivo en mi universidad, la UAM, que seguro son los del resto del sistema educativo.

 

Eduardo Prieto: Me gustaría concluir esta entrevista, agradeciéndote tu participación que, como en el caso de todos nuestros colaboradores, nos ayudáis a comprender temas de gran actualidad e importancia para todos nosotros como son #BIGDATA, #SMARTCITIES y #SMARTGRIDS.

Julia Díaz: Gracias a ti

 

Entrevista realizada por Eduardo Prieto (@eduardo_prietov)