← Volver

Publicado por Redacción i-ambiente el Mar, 03/04/2018 - 10:36

¿Cómo ayuda el reciclaje del aceite al medio ambiente?

La eliminación del aceite de las plantas depuradoras es un grave problema, por eso se lanzan campañas para su recogida.

El aceite doméstico se procesa como biodiesel y reduce así la contaminación del agua y el impacto de la huella de carbono

 

El aceite que desechamos en casa para su uso se puede depositar en depósitos preparados especialmente para su reciclaje. El que se recoge es procesado para ser transformado en biodiesel, con lo que se contribuye al uso de este combustible alternativo, que emite menos dióxido de carbono.

Un ejemplo de este trabajo es el que desarrolla Hidraqua. La compañía, en colaboración con los ayuntamientos en los que opera, tiene instalados contenedores de recogida de aceite doméstico usado, ubicados en su mayoría en puntos de recogida selectiva de plásticos, vidrio y cartón, así como en zonas de afluencia estable de vecinos.

 

Se estima que el biodiesel producto del aceite recogido evita la emisión de 22 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Esta campaña se lleva a cabo en la localidad valenciana de Paterna, donde Hidraqua opera bajo la empresa Aigües de Paterna formada además por su Ayuntamiento, y en los municipios vecinos de Aldaia, Alfara del Patriarca, Beniparrell,  Picanya y Xirivella, donde opera bajo la empresa Aigües de l’Horta, formada también con sus ayuntamientos. 

Con esta iniciativa se ha reducido además la contaminación de 23 millones de litros de agua, un 54% más que el año anterior

 

Esta iniciativa ha permitido recoger en el último año un total de 23.260 litros de aceite doméstico. Un litro vertido en el desagüe contamina hasta un millar de litros de agua, de ahí que el cálculo estimado de agua que no se ha contaminado gracias a esta campaña se sitúa en torno a los 23 millones de litros. Una cifra que se ha incrementado en un 54% respecto al año anterior.

“En el caso de no haber una depuración total de estos aceites se contaminan ríos, mares y acuíferos, interfiriendo en la vida natural y la degradación del entorno, además de proliferar microorganismos perjudiciales para la salud", explica  Jordi Azorín, director territorial de Hidraqua en Valencia y Castellón. Azorín añade que la eliminación del aceite en plantas depuradoras es un grave problema, "y representa una gran parte de los costes operativos de depuración”.