smart city expo world congress

Fundación Aquae

← Volver

Publicado por admin el Jue, 21/08/2014 - 09:52

¿Cómo conservar los recursos naturales del planeta?

La humanidad cada vez acelera el momento en que debe empezar a sobrevivir a crédito de los recursos naturales. Es por esto que es necesario modificar la utilización de éstos para poder vivir de una manera sustentable. Desde hábitos de comida hasta la forma de realizar ciertas actividades pueden contribuir a aplacar los daños hacia el medio ambiente.

Daniela Jácome es consciente del problema, es por eso que desde hace un mes empezó a ir al supermercado con su “bolsa de compras” de tela. Esto evita la utilización de las bolsas plásticas que tienen un mayor impacto en la conservación del medio ambiente ya que tardan años en degradarse.

La reutilización de los envases también es otro hábito que se recomienda adoptar. Utilizar botellas retornables permite aplacar los efectos del plástico ya que su materia prima son los combustibles fósiles que son recursos no renovables. Puede reutilizar cartones, cajas y envases de vidrio ya que si reduce la demanda también disminuirá su producción.

Apagar la luz al salir de una habitación, aunque parezca una actividad intrascendente, es una forma de ahorrar energía. Por cada kilovatio de electricidad que se ahorre evitará la emisión de aproximadamente 800 gramos de CO2 según estudios de Greenpeace.

La mayoría de aparatos gasta energía si están conectados aunque no los está utilizando. Por eso debe desconectarlos si no están en uso. Además de ayudar al medio ambiente es una forma de ahorrar dinero ya que el consumo será menor. También es importante usar con moderación la calefacción y el aire acondicionado.

La contaminación que produce la quema de basura afecta en gran medida al medio ambiente y puede desencadenar en incendios forestales.

Cerrar la llave del agua mientras se cepilla los dientes o se afeita ayuda a ahorrar alrededor de 80 litros de agua por día al igual que tomar baños más cortos. 40 litros de agua son desperdiciados solamente hasta esperar que salga agua caliente, para evitarlo puede poner una cubeta y con el agua recolectada puede utilizarla para otras actividades.

La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de 80 litros de agua diarios que cubran las necesidades de higiene personal, aunque el consumo promedio es de 1800 litros diarios si se añada la agricultura, ganadería e industria, según un informe de la organización española Eroski que esta llevando a cabo una campaña para la conservación del agua.

Es necesario promover la conservación de los recursos empezando por los más cercanos, como explica Martín Freire quien con sus compañeros de casa, recolectan artefactos que otras personas desechan y les dan otro uso. Ahora cuentan con floreros hechos en botellas de vidrio, una mesa en su sala fabricada con varios pedazos de madera, que encontraron tirados en su edificio, y una silla también hecha con productos reciclables. 

Fuente: El Comercio