← Volver

Publicado por Redacción i-ambiente el Mar, 22/04/2014 - 13:26

¿Cuales son Las 10 condiciones para ser una '#SmartCity'?

Tokio, en cabeza. Smart es un apellido que muchas ciudades persiguen, pero no todas cumplen los requisitos para obtener semejante distinción. La escuela de negocios IESE ha creado un decálogo para medir el potencial inteligente de las principales urbes del planeta y Tokio, Londres y Nueva York ocupan el podio de este Índice IESE Cities in Motion (ICIM), elaborado por el Centro de Globalización y Estrategia de esta escuela bajo la dirección de los profesores Joan Enric Ricart y Pascual Berrone.

Los preceptos. Las diez dimensiones clave a la hora de determinar qué es una smart city son: gobernanza, gestión pública, planificación urbana, tecnología, medio ambiente, proyección internacional, cohesión social, movilidad y transporte, capital humano, y economía. Lo dispar de este decálogo hace que no exista una ciudad perfecta, ya que cada una cuenta con unas peculiaridades diferenciadas. Por ejemplo, Nueva York, líder de la clasificación, destaca por la gestión pública, los habitantes y la economía pero flaquea en la cohesión social.

Visión internacional. En el ICIM han participado 135 urbes de 55 países. Entre las veinte primeras ciudades, se cuelan diez europeas, seis norteamericanas, tres asiáticas y una de Oceanía. Suiza es el país con mejores resultados, con tres capitales dentro del top ten. En España, Barcelona es la ciudad con una mejor progresión, tras pasar del puesto 63 al 51 en tan solo dos años. Madrid destaca por el uso del transporte público, siendo éste de un 40%. Valencia es la urbe con mayor cohesión social, y Sevilla destaca por su planeamiento urbano.

Diferentes percepciones. A pesar de que algunas ciudades cosechan buenos resultados en la clasificación, la percepción de los ciudadanos no dice lo mismo. Por ejemplo, Seúl ocupa la posición 9 del índice ICIM, mientras que ocupa el puesto 71 en cuanto a la valoración de sus ciudadanos, algo que también le ocurre a Florencia. En este sentido, los autores del informe aseguran que las administraciones de estas capitales deben mejorar la comunicación que tienen con sus vecinos.

 

Fuente: El Mundo