← Volver

Publicado por Redacción i-ambiente el Jue, 12/04/2018 - 12:30

Proyecto Guardian: aguas residuales para luchar contra los incendios

El parque natural del Turia llega a zonas urbanas, con sus aguas depuradas se aprovechan mejor los recursos anti incendios.

Este sistema que se desarrollará en el Parque Natural del Turia eliminará el clorpirifos de las aguas depuradas

 

Las aguas residuales procedentes de una estación depuradora van a mejorar la preparación contra los incendios en el Parque Natural del Turia y La Vallesa (Valencia). Esa es la base del Proyecto Guardian, una iniciativa con la que proteger a las localidades de Riba-roja y Paterna que comparten estas dos zonas forestales. Estas, debido a su alto nivel de antropización y a la integración dentro de la estructura urbana, están sujetas a un alto riesgo de incendio.

El conjunto de estrategias para mejorar la capacidad de adaptación de las zonas urbanas afectadas está basado en la implantación de una batería de iniciativas con la utilización de agua regenerada como eje central. Para eso colaboran ambos ayuntamientos con Hidraqua en la reutilización de estas aguas residuales. El proyecto ha sido reconocido en las Acciones Innovadoras Urbanas (UIA, por sus siglas en inglés), una convocatoria europea que cuenta con fondos para apoyar medidas innovadoras en el ámbito del desarrollo urbano sostenible.

En estas actuaciones, el gerente de Hidraqua Massimo Marras ha destacado que “se trata de un proyecto que contempla por primera vez la eliminación de clorpirifos". Este es "un contaminante emergente que se encuentra en las aguas depuradas que se prevé reutilizar". Para conseguir ese propósito "se han desarrollado unos sistemas que permiten su eliminación en los procesos de depuración para que, una vez esta agua se reutilice, carezca de este contaminante". De esta forma, "el agua así depurada se destinará además para la mejora ecológica del embalse de la Vallesa, como elemento integrado en esta innovadora estrategia de prevención”.

Fue el trabajo inicial realizado por un estudiante de Agrónomos quien puso sobre la mesa esta iniciativa, ha recordado el alcalde de Riba-roja, Robert Raga. Este ha incidido en la necesidad de proteger tanto este enclave natural como a las zonas residenciales, como Els Pous, Valencia La Vella y Masía de Traver que lindan con el Parque Natural del Túria. “Seguiremos trabajando en la limpieza, conservación y adecuación del parque, especialmente en el tratamiento de las cañas junto a la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Túria y el Parque Natural”.

 

Las aguas regeneradas permitirían también el riego de las barreras verdes que se plantarían con especies más resistentes al fuego

 

Una red de suministro de aguas reutilizadas con dos depósitos de 500 metros cúbicos y la instalación de nueve cañones de agua en la zona perimetral de viviendas con mayor riesgo de incendios darían cobertura a esta interfaz urbano-forestal en el caso de Paterna. Su alcalde, Juan Antonio Sagredo, ha cifrado en 700.000 euros la aportación que realizará su consistorio. Una cantidad que será subvencionable al 80%, dado que Guardian cuenta con el apoyo de los Fondos FEDER de la Unión Europea al ser reconocido como una UIA.

El proyecto, cuyo periodo de ejecución es de marzo de 2019 a marzo de 2022, tiene un coste total de 5,5 millones de euros. Aparte de la financiación europea y de los consistorios afectados, participarán otras empresas e instituciones en este proyecto, como la consultora Medi XXI, el Grupo de Economía del Agua de la Universidad de Valencia, el Instituto de Ingeniería del Agua y el Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia, y Cetaqua, el Centro Tecnológico del Agua.

Una colaboración muy amplia dados todos los sectores que trabaja. En Paterna, por ejemplo, Guardian también contempla para su municipio “la recuperación del lago de La Vallesa como humedal, la ejecución de trabajos de Silvicultura Preventiva en el interfaz urbano forestal, con actuaciones sobre una superficie aproximada de 36 hectáreas, la ejecución de trabajos vigilancia forestal en el bosque de la Vallesa y la reforma y mejora de la torre de vigilancia forestal de La Vallesa”.

La transformación de la vegetación a través de la creación de barreras verdes es otro ejemplo de los distintos enfoques que se toman en Guardian. Estas barreras consistirían en especies más resistentes al fuego que ayuden a ralentizar el avance de un frente de incendio si se llega a producir y que se situarían en lugares estratégicos. Su riego se haría de manera controlada con el agua regenerada para asegurar que siempre tienen el contenido óptimo de humedad.

A diferencia de lo que pasa en la actualidad, este riego será regulado en base a la medición de datos en campo a través de una red de sensores de manera que se aportará sólo el agua estrictamente necesaria para evitar el crecimiento descontrolado de la vegetación.