← Volver

Publicado por Redacción i-ambiente el Jue, 03/05/2018 - 10:09

Salvando a la águila perdicera: GPS para evitar choques con el tendido eléctrico

En España cría el 80% de la población europea de esta especie de ave.

El proyecto estudio las áreas de campeo de estas aves y señaliza con salvapájaros las líneas de alta tensión

 

¿Cómo proteger a la águila perdicera de chocar con las líneas de alta tensión? Esta especie suele habitar en sierras donde es más difícil controlar sus movimientos. A través de un estudio de la Conselleria de Agricultura de la Comunitat Valenciana, Red Eléctrica de España y la Universidad de Alicante han lanzado un proyecto de investigación para mejorar su conservación.

El trabajo conjunto se inició hace tres años, bajo el título La incidencia de la alimentación suplementaria en la ecología espacial y reproductora del águila-azor perdicera en la Comunidad Valenciana. Ahora han renovado este acuerdo en el que en esta primera fase se han marcado, mediante emisores GPS/GSM, 25 individuos adultos de diez parejas distintas nidificantes en la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) de la Sierra de Espadán (Castellón) y en la ZEPA de la Sierra Calderona (Valencia).

En los próximos tres años se pretende seguir marcando nuevos ejemplares y obtener más información que ayude a la conservación de esta especie. De esta manera se busca superar las más de 12 millones de localizaciones GPS de los desplazamientos de la especie. Con estos datos se ha conseguido "un grado de detalle sin precedentes" de sus áreas de campeo y de alimentación. 

 

Gracias a la información recogida a través de los dispositivos de seguimiento telemétrico se ha podido determinar un área importante de alimentación donde se mueven habitualmente varias parejas de águila perdicera en la comarca de la Plana Baixa (Castellón) y que representan riesgo potencial de colisión con tendidos eléctricos de alta tensión. Red Eléctrica ha señalizado un total de treinta kilómetros de líneas con dispositivos salvapájaros para disminuir dicho riesgo de colisión de las aves, lo que ha supuesto una inversión de más de 90.000 euros.

Los resultados del estudio indican que la población de águila-azor en la Comunitat Valenciana muestra una tendencia regresiva aunque los datos telemétricos constatan que se producen recambios a buen ritmo, una vez que se produce una baja, con nuevos ejemplares reproductores procedentes de otras regiones, como Cataluña.

En España crían entre 733-768 parejas reproductoras según el último censo disponible, lo que representa el 80% de la población europea de la especie y sitúa a la Comunitat Valenciana en uno de los principales bastiones de estas aves. El mantenimiento de la población adulta reproductora es fundamental para garantizar la viabilidad de la población a largo plazo.

La colaboración en el proyecto de investigación sobre la conservación del águila-azor perdicera se enmarca dentro del convenio para la conservación de la Biodiversidad suscrito entre la Generalitat y Red Eléctrica para la coordinación de acciones, estudios y proyectos que contribuyan a la mejora de los espacios naturales, hábitat y especies silvestres en la Comunitat Valenciana.